MORELIA, Mich., 11 de junio de 2018.- El escritor Enrique Krauze confió en que, con el paso del tiempo, haya una apreciación más justa sobre Rosa Verduzco, mejor conocida como Mamá Rosa, quien falleció el pasado 3 de junio a los 84 años a causa de un derrame cerebral.

“Fue muy amable y buena conmigo, de la que yo vi que respetaban personas de enorme prestigio en el mundo, premios Nobel, no puede ser que tantas personas estemos equivocadas”, dijo el historiador, al referirse a la labor que realizó por más de 40 años la fundadora del albergue infantil, La Gran Familia.

Y es que en 2014, cuando se descubrieron las condiciones en las que vivían cientos de menores en este albergue, ubicado en el municipio de Zamora, Mamá Rosa fue acusada de maltrato y abuso sexual, por lo que Krauze salió a su defensa.

Durante su visita a la capital michoacana, a propósito de la promoción de su libro, El pueblo soy yo, el escritor mencionó que “levantó del fango a criaturas en grados de pobreza y de abandono”, pero que desde la Ciudad de México estos actos no se entendían muy bien.

“Yo no digo que era una institución perfecta, pero hay que preguntarse cuál hubiera sido la suerte de esas miles de criaturas a lo largo de 30 o 40 años, de no haber estado ahí”, cuestionó.

Agregó que Rosa del Carmen Verduzco merece que alguien dedique muchos años de su vida a entrevistar y a localizar a esos miles de niños a los que ayudó y educó. “Ellos son los que tienen que decir, y no el Gobierno de Enrique Peña Nieto, que fue el que mandó una tropa en un asalto como si fueran a tomar a narcotraficantes”.

Recordó que, al tratar de defender a Mamá Rosa con el gobierno, se dio cuenta de que todo había sido una operación de estado para desviar la atención de la población ante la aprobación de las reformas Energética y Educativa.

“Ella pagó con el escarnio público, siguen presas personas sin juicio, seguramente inocentes y, si son culpables, que se les haga un juicio, ¿no?, para ver si son culpables o no”, concluyó.