MORELIA, Mich., 23 de junio de 2019.- Los diferentes cuerpos de agua que existen en Michoacán han enfrentado una drástica disminución en sus niveles y captación de líquido.

Ricardo Luna, titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Territorial (Semaccdet), señaló que por ello es importante que se hagan labores de mantenimiento a cada uno de ellos.

El tema de la deforestación ha sido un factor que ha causado una baja considerable en los niveles actuales y el cambio de uso de suelo ilegal es la principal amenaza a combatir.

“Todos nuestros manantiales la mayoría de ellos está disminuyendo sus aforos por la pérdida inminente del bosque, todos tienen sus puntos de generación de agua”.

La zona de la Piedra del Indio y el Cerro del Águila se han visto afectados por este problema y ello repercute en la recarga que deberían ser para los manantiales michoacanos.

“Tenemos un problema en Michoacán, la pérdida de bosques tenemos un promedio de 1.3 millones de hectáreas desde bosque de conífera hasta lo que son las áreas de selva tropical como los manglares y que sufren presión por el cambio de uso de suelo”.

Algunos de los cuerpos de agua afectados son la Rodilla del Diablo, en Uruapan, que ha perdido una captación de agua de hasta 60 por ciento, y la reducción en los manantiales en promedio ha sido de un promedio de 30 y 40 por ciento.