MORELIA, Mich., 16 de febrero de 2018.- Después de estar en inminente peligro de quiebra técnica, en cinco años, el Presidente Enrique Peña Nieto logró la transformación de Liconsa, y lo más importante, como el gran estadista que es, hizo posible que la paraestatal recuperara su vocación social y enfocara los esfuerzos a las comunidades rurales y cinturones de pobreza de las grandes ciudades, donde habitan las familias que padecen pobreza y carencia alimentaria.

 

Según un comunicado, así lo afirmó el Director General de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, durante un encuentro en oficinas centrales con gerentes de toda la república, colaboradores y empleados de la empresa social, donde anunció su separación al cargo que hace cinco años le confirió el Primer Mandatario del país.

 

En el marco de esta reunión, en la que entregó 64 camionetas a gerencias estatales para fortalecer el Programa de Abasto Social de Leche del Gobierno de la República, Ramírez Puga Leyva señaló: “quiero mostrarle al presidente Enrique Peña mi gratitud y mi afecto, sobre todo mi solidaridad y mi respeto, porque es un gran estadista mexicano, el presidente Peña ha logrado lo que no se logró en otros sexenios, más lecherías, más beneficiarios, más presencia, leche gratis en comunidades indígenas”.

 

Hizo un llamado a todos quienes conforman la familia Liconsa a seguir trabajando al lado quien encabeza el Gobierno de la República: “Es un compromiso muy firme con el Presidente Peña Nieto, el logró que hayamos recuperado la vocación social de la empresa, es Enrique Peña Nieto el que ha hecho posible que todos ustedes y un servidor estemos sirviéndole al país en Liconsa”.

 

Detalló que hoy Liconsa atiende a 6.4 millones de personas beneficiarias, en el 2012 atendía a 5.9 millones; en 400 municipios la leche fortificada Liconsa se vende a un peso le litro, de los cuales, en 203 ubicados en Oaxaca, la leche es gratis. En 2012 se tenía riesgo de quiebra técnica, ahora, en tres años consecutivos la empresa social ha logrado superávits.