MORELIA, Mich., 31 de marzo de 2020.- Despidos injustificados, descanso sin goce de sueldo o reducción salarial con el pretexto de la pandemia del Covid 19, son abusos que algunos patrones están cometiendo con sus trabajadores, pero que no pueden ser denunciados porque la Junta Local de Conciliación y Arbitraje está cerrada.

Desde el pasado 20 de marzo, esa dependencia del Ejecutivo estatal suspendió sus funciones jurisdiccionales, lo que implica que no corren plazos procesales, excepto en materia de emplazamiento de huelga, si las condiciones sanitarias lo permiten.

Esto implica que, una vez pasada la emergencia nacional provocada por el coronavirus, los trabajadores que hayan visto vulnerados sus derechos laborales dispondrán hasta de 60 días para presentar su demanda.

En los casos de emplazamientos de huelga, únicamente pueden acudir a las audiencias el representante legal de la empresa y el secretario general o apoderado jurídico del sindicato.

De acuerdo con el oficio del presidente de ese organismo, Hill Arturo del Río, para atender esos casos hay guardias con personal de estructura estrictamente necesario, trabajando a puertas cerradas.

Cualquier abuso que los patrones puedan cometer en contra de los trabajadores tendrá que esperar a que la Junta Local de Conciliación y Arbitraje reanude sus actividades jurisdiccionales para ser denunciado ya que, desde el pasado 20 de marzo, esa dependencia del Ejecutivo está cerrada.