Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Daniel Gómez/Quadratín

Elaborar velas en Michoacán, un arte que no se apaga

Oscar Celaya/Quadratín
 
| 16 de abril de 2018 | 8:00
 A-
 A+

MORELIA, Mich., 15 de abril de 2018.- Se cuenta que las velas fueron inventadas entre los siglos XIII y XIV a.C. por los egipcios, quienes las elaboraban con ramas embarradas con sebo de animales; mientras que en la Edad Media empezaron a fabricarse con cera de abeja.

 

Para el siglo XVIII se producían a base de esperma de ballena, pero fue hasta el año 1850, con el descubrimiento del petróleo, que empezaron a crearse a base parafina, técnica que se mantiene hasta el día de hoy.

 

Jesús Fernando es uno de los tres artesanos morelianos que aún trabaja este oficio, ya que la gran mayoría de las velas religiosas que se comercializan en Michoacán y en el país, son fabricadas en otras partes del mundo.

 

“En un estado como Michoacán que tiene tradiciones como el Día de Muertos, te das cuenta de que la cultura es realmente mágica, al conservar este arte de fabricar veladoras”, manifestó Jesús Fernando, quien tiene cerca de dos años elaborando este producto.

 

Su fabricación lleva alrededor de tres horas e inicia con la elaboración del pabilo, que, en su caso, es trabajado con cordón que fue fabricado con alma de algodón.

 

En una maquina construida por el propio Jesús, se calientan dos parafinas a temperaturas distintas. Una servirá para humectar el pabilo por dentro y la otra para darle cuerpo.

 

Después de este proceso, ya está listo para colocarse en el interior de la veladora, pero para ello será necesario sujetarle un clip en la parte de abajo, ya que de lo contrario solo se quemaría el pabilo.

 

Para elaborar la veladora o el sirio, se calienta la parafina por 90 minutos hasta que se derrita, para después verterse en una máquina de moldes y esperar hasta que se enfríe, y entonces estará la veladora estará lista para introducirle el pabilo.

 

Con este talento, Jesús Fernando busca el apoyo de las instancias correspondientes para echar a andar en grande este proyecto que aprendió desde hace casi dos años. Ya tiene un nombre tentativo para registrar su propia marca y espera que en breve pueda rendir frutos.