MORELIA, Mich., 22 de marzo de 2019.- A casi 23 años del asesinato de Luis Donaldo Colosio en Lomas Taurinas, el que fuera su particular y ahora secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, continúa sin creer la versión de un “asesino solitario”.

En su visita a Michoacán con motivo de la Primera Reunión Regional de Occidente, de la Conferencia Nacional de Secretarios de Seguridad Pública, comentó:

“El asesinato de Luis Donaldo Colosio aceleró y precipitó la descomposición social de México, y seguiré sin creer las razones objetivas y subjetivas de que su muerte fue a manos de un asesino solitario”, mencionó Durazo Montaño.

El funcionario federal subrayó que este magnicidio, como ha sido reconocido el asesinato de Colosio, fue un parteaguas en la vida política de México.

Con todo y que Mario Aburto purga la pena de 45 años por la muerte del priísta y ex jefe, Durazo Montaño refirió: “espero que en algún momento de la vida del país, alguien aporte elementos adicionales para retomar la debida conclusión las investigaciones del caso”, dejando entrever que efectivamente hay irregularidades en las pesquisas que por entonces hizo la Procuraduría General de la República (PGR). 

La principal hipótesis de la PGR entonces fue la de un asesino solitario, un hombre con una necesidad patológica de atención, que aparentemente solo quería herir a Colosio Murrieta, pero que acabó por matarlo.

Sin embargo, a más de 20 años, nuevamente la cortina se ha deslizado a un posible asesinato de Estado; Mario Aburto Martínez ha declarado que por entonces hubo tres distintos detenidos, tesis que ha sido acompañada por una serie de imágenes de archivo, históricamente conocidas por la cobertura periodística.

Además, independiente de si es o no culpable, la familia ha dado a conocer una serie de violaciones a los derechos humanos de ellos y del detenido, ya que desde su arresto en Baja California les han impedido volver a reunirse con su hijo.