MORELIA, Mich., 9 de agosto de 2020.- El Consejo Supremo Indígena de Michoacán #CSIM, consejo que aglutina  autoridades de 60 comunidades originarias manifestó que en el “Día Internacional de los Pueblos Indígenas”, las comunidades p´urhépecha institucionalmente no tienen nada que celebrar, porque el Estado mexicano ha sido incapaz de subsanar la deuda histórica que  mantiene con los pueblos indígenas, por lo que  lo único que tienen que conmemorar, es que mantienen 528 años de resistencia y lucha.

Según un comunicado, manifestaron que los pueblos originarios se encuentran en la pobreza, toda vez que según las propias estadísticas oficiales el 77.6% de la población hablante de la lengua indígena se encuentra en la pobreza y el 34.8% se encuentra en pobreza extrema (CONEVAL 2018). Así mismo, 8 de cada 10 viviendas en las que habita una persona indígena mantienen rezago habitacional, el 19.9% carece de servicios de agua, el 24.6%  no tienen drenaje y el 13.9% de las viviendas mantienen pisos de tierra (INEGI 2015). De igual forma, el 40.3 % de la población indígena mayor a 12 años han sufrido actos de discriminación y el 29.2% padecieron incidentes de negación de derechos (ENADIS 2017). 

Aunado a lo anterior, denunciaron que en el contexto de la pandemia por el Covid-19, el Gobierno Federal ha reducido más del 70% del presupuesto del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) y en Michoacán, el presupuesto de la Comisión Estatal para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas  (CEDPI) se ha disminuido brutalmente,  pasando de 114 millones asignados en el 2014, a 25 millones destinados para este 2020. Argumentaron que en perspectiva histórica, en todos los años, el presupuesto estatal reservado para atender las necesidades de las comunidades indígenas, no ha alcanzado ni siquiera el 0.3% cuando en la entidad hay más de 136 mil 608 personas que hablan una lengua indígena (INEGI 2010), lo que equivale al 3.5% del total de la población de Michoacán, en este sentido a los pueblos originarios les corresponde por ley y por número de habitantes el 3.5% del total del Presupuesto de Egresos del Gobierno del Estado.

Sin embargo, declararon que el Estado mexicano es totalmente incapaz de resarcir la deuda histórica que se tiene con los pueblos y comunidades originarias e impone políticas públicas paternalistas, insuficientes, discriminatorias y violatorias de derechos, en síntesis imponen y no los consultan de manera previa, libre, informada y vinculatoria sobre medidas administrativas o legislativas que les afectan, por ello, expresaron que su deber histórico, es continuar con las luchas de sus antepasados. Continuar resistiendo y luchando por la defensa de los bosques, la autonomía, el territorio y los derechos colectivos.

A continuación, el comunicado completo:

DÍA INTERNACIONAL DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS: INSTITUCIONALMENTE NADA QUE CELEBRAR

Comunidades P´urhépecha a 9 de agosto del 2020

A LOS PUEBLOS Y COMUNIDADES ORIGINARIAS

AL PUEBLO DE MÉXICO Y MICHOACÁN 

A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

K´eri Kunkorhekua Iretecheri, el Consejo Supremo Indígena de Michoacán #CSIM, consejo autónomo e independiente, constituido por autoridades civiles, comunales y tradicionales de 60 comunidades originarias, manifestamos colectivamente lo siguiente: 

En el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, las comunidades originarias p´urhépecha institucionalmente no tenemos nada que celebrar, el Estado mexicano, con independencia del color del partido en el poder, ha sido incapaz de subsanar la deuda histórica que  mantiene con los pueblos indígenas, en este marco lo que si tenemos que conmemorar, es que mantenemos 528 años de resistencia y lucha.

Según las propias estadísticas oficiales el 77.6% de la población hablante de la lengua indígena se encuentra en la pobreza y el 34.8% se encuentra en pobreza extrema (CONEVAL 2018). Así mismo, 8 de cada 10 viviendas en las que habita una persona indígena mantienen rezago habitacional, el 19.9% carece de servicios de agua, el 24.6%  no tienen drenaje y el 13.9% de las viviendas mantienen pisos de tierra (INEGI 2015). De igual forma, el 40.3 % de la población indígena mayor a 12 años han sufrido actos de discriminación y el 29.2% padecieron incidentes de negación de derechos (ENADIS 2017). 

Aunado a lo anterior, en el contexto de la pandemia por el Covid-19, el Gobierno Federal ha reducido más del 70% del presupuesto del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) y en Michoacán, el presupuesto de la Comisión Estatal para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CEDPI) se ha disminuido brutalmente,  pasando de 114 millones asignados en el 2014, a 25 millones destinados para este 2020. En perspectiva histórica, en todos los años, el presupuesto estatal reservado para atender las necesidades de las comunidades indígenas, no ha alcanzado ni siquiera el 0.3% cuando en la entidad hay más de 136 mil 608 personas que hablan una lengua indígena (INEGI 2010), lo que equivale al 3.5% del total de la población de Michoacán, en este sentido a los pueblos originarios les corresponde por ley y por número de habitantes el 3.5% del total del Presupuesto de Egresos del Gobierno del Estado.   

Sin embargo, el Estado mexicano es totalmente incapaz de resarcir la deuda histórica que se tiene con los pueblos y comunidades originarias e impone políticas públicas paternalistas, insuficientes, discriminatorias y violatorias de derechos, en síntesis nos imponen y no nos consultan de manera previa, libre, informada y vinculatoria sobre medidas administrativas o legislativas que nos afectan, por ello, nuestro deber histórico, es continuar con las luchas de nuestros antepasados. Continuar resistiendo y luchando por la defensa de los bosques, la autonomía, el territorio y los derechos colectivos.   

TERUNHASKUA K’ OIA, ECHERI KA JURAMUKUKUA IAMENTU IRETECHANI

JUSTICIA, TERRITORIO Y AUTONOMÍA PARA LOS PUEBLOS ORIGINARIOS