MORELIA, Mich., 25 de febrero de 2020.- Irregularidades financieras por más de 280 millones de pesos, además de una inadecuada planeación, programación y presupuestación en la Sustitución  y equipamiento del Hospital General Dr. Miguel Silva y Hospital Infantil Eva Sámano de López Mateos, encontró la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

En el informe de resultados de la fiscalización al ejercicio fiscal 2018, ese organismo auditó la planeación, programación, presupuestación, la contratación y la ejecución y el pago de los trabajos de dos contratos de obra pública y dos de adquisiciones

Entre los principales resultados la institución señala la inadecuada planeación derivado del incumplimiento de los objetivos planteados para ambos hospitales, así como la inadecuada programación y presupuestación derivado de que no se ha concluido la ejecución de las obras de ambos hospitales.

Solicitud indebida de Certificados de Factibilidad sin comprobar que contaran con la documentación correspondiente, así como el incumplimiento con las características mínimas solicitadas en la Guía Estratégica de Selección de Terrenos.

Falta de reporte de los montos ejercidos en 2018 en los sistemas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público; la entrega indebida de anticipo para un convenio modificatorio, en contravención de las cláusulas contractuales.

Pago indebido por un monto de 2.6 millones de pesos derivado de una deficiente evaluación ya que no se consideró en la integración de los precios unitarios el factor de financiamiento positivo de 0.798 por ciento.

Pago indebido de en los indirectos por un monto de 0.8 millones de pesos derivado de la falta de comprobación de la renta de bodegas y oficinas, así como por incumplimiento en el alcance de los precios unitarios por unidad de obra terminada, por lo que deberán reintegrar los intereses generados por un monto de 1.3 y 3.7 millones de pesos

Falta de DRO, corresponsables, e incumplimiento de la entidad de vigilar la ejecución del proyecto.

Pago indebido por la compra de equipo médico derivado de la transferencia del importe a una empresa con la que no se cuenta con una relación contractual; recepción del equipo médico para ambos hospitales aún y cuando este no se encuentra en los almacenes de la Secretaría de Salud de Michoacán como se estableció en el contrato.

En consecuencia, se emitieron dos recomendaciones, 12 promociones de responsabilidades administrativas sancionatorias, cuatro pliegos de observaciones y dos solicitudes de intervención del Órgano Interno de Control.