MORELIA, Mich., 7 de diciembre de 2019.- La noche era apenas fría, agradable para estar en la plaza Valladolid, donde se había anunciado un programa para encender el árbol monumental navideño, y así oficialmente inaugurar la temporada navideña.

Para las siete de la noche la plaza empezaba a desbordarse.

En lo alto, dos cuartos de luna iluminaban la ciudad.

Fue cuando el coro Monumental de Instituciones de Educación Superior se hizo presente para interpretar un largo programa de villancicos y temas navideños.

La manera de llevar el coro monumental, recordó a los cantos litúrgicos de la iglesia cristiana más que católica, donde de vez en vez, el director del coro llevaba un animoso ritmo que involucraba hasta al público.

Mientras la música se escuchaba en todo lo alto de la plaza, a un costado de la fuente principal, en un tendido, se repartían tazas de ponche a personas que estaban formadas en una muy larga fila.

Una vez terminada la participación momentáneamente del coro, se anunciaron las palabras de Carlos Garfias, arzobispo de Morelia, quién prácticamente hablo del ritual que existe alrededor de la fiesta de la Navidad, donde se celebra el nacimiento de Jesús de Nazaret.

También pidió por la paz de Morelia, y en este sentido mencionó la campaña Morelia te quiero en paz, que se lleva a cabo a través del municipio para concientizar sobre inseguridad que se vive.

Después se anunció, no sin el desespero de las personas, que se cancelaría y se destruiría un sello postal navideño dedicado a Morelia.

Ya para entonces la gente estaba ansiosa de que se realizara el encendido del árbol.

Cuando la voz del conductor del evento anunció las palabras de Roberto Monroy, secretario de Turismo Municipal, las rechiflas no se dejaron esperar, por lo que prudentemente el funcionario fue breve en su discurso en el cual solo destacó el trabajo realizado por cientos de personas detrás de este evento.

Otra vez la voz del conductor anuncio las palabras de Raúl Morón, presidente municipal de Morelia, y las rechiflas otra vez se dejaron sentir, pero hay que decirlo, también fue prudente el edil, y en un muy breve discurso ofreció su deseo de una muy feliz Navidad a los presentes.

Finalmente se anunció que iniciaría en un conteo del 5 al 0 el encendido del árbol Monumental de Navidad, y así se hizo; de un golpe se prendió el multicolorido árbol y del otro lado, desde el ex convento franciscano, se dejaron sentir luces y fuegos pirotécnicos que iluminaron el cielo.

Vino después un tema de Navidad con el coro y luces de bengala, y con ello despidieron la noche.