MORELIA, Mich., 6 de diciembre de 2016.- Fueron tres los documentos que el rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Medardo Serna González entregó a los integrantes de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, sobre la situación de la Casa de Hidalgo, pero son sobre la historia y los logros de la institución y no reflejan la problemática que obliga a una reforma de su Ley Orgánica.

Presentación, riesgos y compromisos, es uno de los documentos en el que se describe la capacidad instalada de la Universidad, la población que atiende, la platilla de docentes y de investigadores, la responsabilidad social, el servicio social, los aportes a la capacidad científica del estado y su compromiso con la calidad educativa.

Los únicos datos duros que contiene ese documento son sobre la contención del déficit presupuestario que este 2016 cerrará con 638 millones de pesos, 471 millones menos que en 2015.

Otro de los documentos se titula Programa de Actualización Administrativa y en él se narra la historia de la institución desde su fundación hasta 2015, pese a que está por concluir 2016, con el exclusivo dato de que la organización administrativa es un poco añeja ya que data de 1983.

Aunque desactualizados ya que son de 2015 ofrece algunos datos de cómo se ejerció el gasto que fue de tres mil 238 millones de pesos, de los cuales 84 por ciento fueron para servicios personales, cuatro por ciento para materiales y suministros, cuatro por ciento para servicios generales y ocho por ciento para ayudas sociales.

Las erogaciones para cubrir el gasto por servicios personales ascendieron a dos mil 712 millones de pesos, correspondiendo 73 por ciento a personal activo y 27 por ciento a pensionados y jubilados. Al ese monto se suman otros conceptos que en total alcanzan dos mil 840 millones de pesos pero no especifica cuáles son.

El año pasado se destinaron 131 millones de pesos para adquirir materiales y suministros y el 57 por ciento correspondió a productos alimenticios para albergues estudiantiles y despensas al personal que milita en el Sindicato Único de Empleados de la Universidad Michoacana.

Se erogaron 145 millones de pesos en servicios generales, 28 millones en pago de servicios básicos, 25 en mantenimiento, 10 en arrendamiento y cinco para servicios e fomento a la cultura.

El concepto de ayudas sociales fue por 250 millones de pesos, lo cual representa el ocho por ciento del gasto total y el 53 por ciento corresponde a ayuda sindical y bono de despensas y 30 por ciento a becas y casas del estudiante.

El tercer documento no lleva un título pero habla sobre los avances de la fiscalización que está realizando la Auditoría Superior de Michoacán, de la que reporta un 74 por ciento, pero la información también está incompleta ya que, por ejemplo, se reporta como concluida la auditoría administrativa y financiera para identificar la situación administrativa y financiera del Departamento de Asuntos Estudiantiles, pero no se incluyen los resultados.