MORELIA, Mich., 2 de noviembre de 2019.- Lo que creyó sería una compra segura se convirtió en un calvario que llevó a Humberto Chávez, joven michoacano, a pisar la cárcel sin motivo para ello.

De acuerdo con el afectado, en abril de este año acudió a la agencia automotriz Honda ubicada en avenida Acueducto, a realizar el trámite de compra de una camioneta en calidad de seminueva.

Todo iba bien hasta que meses después, en septiembre, llegaron elementos de seguridad a notificarle que la unidad contaba con reporte de robo y que debían llevársela, junto con él detenido.

“Yo el 16 de abril de este año fui a la Honda de avenida Acueducto a comprar una camioneta seminueva, llevé todo el proceso del crédito y se hizo el papeleo requerido y el 16 de abril me la entregaron, una CRV 2014.

“El 10 de septiembre estaba estacionada la camioneta en mi trabajo y llegaron los elementos de la Procu y me dijeron que la camioneta era robada, y les dije que cómo era posible si yo la había comprado en la agencia y también se sorprendieron”.

Afirma que ante el hecho optó por enseñar la documentación de la misma y le indicaron que debía ir a las autoridades para mostrarle la denuncia y exponerle que la unidad había sido robada en 2017 en el Estado de México.

Con ello descubrió que la camioneta era año 2012 y no 2014 como le indicaron en la agencia al momento de comprarla, por lo que buscó a la agencia para una explicación pero la respuesta obtenida no fue la que esperaba.

“Yo quise hablar con Honda para resolver el tema pero la verdad a la empresa no le interesó, a mí me metieron a la cárcel los de la Procuraduría por ser el dueño de la camioneta y porque yo la traía, a pesar de decirles que la había comprado en la Honda.

“La agencia se acercó y se le demostró que tenía el reporte de robo y en lugar de hacer algo por mí me dijeron ‘sabes qué, llama a tu abogado y resuelve tus casos’ y me dejaron con el problema a mí solo, seis horas en prisión mientras investigaban”.

Señala que para poder salir tuvo que pagar 15 mil pesos, y por la premura los pagó, pero insiste en que la agencia responda, pues la adquisición se hizo en regla y la unidad tenía problema que la compañía no detectó y menos muestra disposición de resolver.

Su exigencia es que la compañía resuelve el problema, ya que no considera justo que por fallas en sus documentaciones afecten a usuarios y lo peor de todo, que no den solución y en su lugar le sigan descontando los 6 mil pesos mensuales del crédito cuando ya no tiene la camioneta.

Espera que ante la denuncia mediática la empresa Honda atienda el caso y se evite que más personas puedan ser víctimas de hechos como este que involucran delitos graves como el robo de vehículos.