MORELIA, Mich., 13 de julio de 2016.- El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación Federal, Roberto Campa Cifrián, reconoció que en el tema de la violación a los derechos humanos en el país se encuentra la mano de la delincuencia organizada y es derivada del tráfico de estupefacientes.

 

Durante su intervención en el marco de la firma del convenio que permitirá a Michoacán contar con una Estrategia Integral en Materia de Derechos Humanos, el funcionario federal sostuvo que la Federación  ha enfrentado y enfrentará a estos grupos delictivos, y aunque sabedores de su origen, se tiene la obligación de hacerlo siempre en el marco del respeto a los derechos humanos.

Recordó que Michoacán conoce los niveles de maldad, crueldad y sometimiento con los que operaron los grupos delictivos en contra de hombres y mujeres michoacanos.

 

Y destacó que el caso más emblemático de ello es la biografía de Nazario Moreno González alias El Chayo, jefe máximo de los caballeros templarios, abatido en 2014 y quien a través de su libro demuestra las características del reto monumental que implica enfrentar a los grupos criminales con pleno apego al respeto de sus derechos humanos.

 

Ante representantes de la sociedad civil y defensores de organismos de derechos humanos, el representante federal indicó que pese a ello el gobierno enfrentará a quienes intentan imponer su voluntad y de manera paralela fortalecer las políticas de los derechos humanos, ya que sin ellos no habrá un desarrollo sustantivo de la sociedad mexicana.