MORELIA, Mich., 21 de septiembre de 2018.- Fue presentado el libro Cherán K´eri, Insurgencia y Contrainsurgencia, del maestro en derecho David Daniel Romero Robles, quien en cuatro capítulos retrata la experiencia de este pueblo purhépecha en la búsqueda jurídica para la instalación de un autogobierno que no excluye su pertenencia al Estado Mexicano.

Ante la comunidad de la Universidad de Morelia, el autor detalló que el texto, producto de su investigación de posgrado abarca aspectos históricos de Cherán, más que antropológicos, referidos a la configuración de un gobierno comunal, en torno a lo cual pretende generar una reflexión entre ciudadanos en general y comunidades indígenas acerca de las implicaciones de  la autonomía.

“En términos teóricos, en 2011 el movimiento de Cherán fue anarquista, es decir: separado de la lógica de las instituciones del Estado; después vino la contrainsurgencia, porque fue decisión de nosotros, de la comunidad gobernarnos bajo el ejercicio de libre autodeterminación, y que no se excluye de la lógica de las instituciones Estado-Nación”, expuso.

Explicó que se trató pues una forma alterna de gobierno, pero bajo la regulación de las instituciones del Estado. Lo anterior expuso el autor originario de esa comunidad indígena, también integrante del Concejo Mayor, al afirmar que existe confusión entre quienes consideran que Cherán es autónomo.

“Hay una confusión enorme que ha llevado a algunas gentes a afirmar que en Cherán somos autónomos, yo digo que no, teóricamente no, aunque sí aspiramos a la autonomía, es parte de los retos; pareciera que lo que se está vendiendo es que la libre autodeterminación o el ejercicio directo es la solución, nosotros decimos que no es así”, aseveró.

Subrayó David Daniel Romero Robles, maestro en derecho por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, que si bien hay una tendencia en la actualidad, de parte de las comunidades, a buscar el ejercicio directo de sus recursos, esto no solucionará las problemáticas que al contrario, podrían agudizarse.

“Creo que la discusión debe de ser llevada al interior de las comunidades, porque hemos caído en contradicciones internas,  y más allá de un sistema de gobierno lo que tenemos que cambiar son nuestras actitudes al interior de la comunidad, ser menos individualistas, menos apegados a la lógica del neoliberalismo económico para tomar decisiones en la administración de nuestros recursos y pensar más en el sentido de la comunidad”, expuso.

El autor mencionó que ante  la tendencia de las comunidades a buscar el ejercicio directo de sus recursos, en apego a la línea jurídica establecida, ya se dialoga con comunidades de Guerrero, Oaxaca y Chiapas, porque subrayó que tener el presupuesto directo no soluciona los conflictos de fondo, como el desarraigo de la cultura occidental de identidad.

“Los problemas internos al interior de las comunidades son de cohesión en el sentido propio de identidad como pueblos originarios, hay muchas décadas, desde 1930 a la fecha, principalmente en nuestra región, ha habido una política de inclusión a la vida nacional y a la apropiación de este pensamiento, pero es tanta la occidentalización y los valores que la rigen, que desprendernos de eso es muy difícil”, comentó.