MORELIA, Mich., 14 de enero de 2020.- Los empleados bancarios que participen en el robo a usuarios proporcionando la información de que disponen a terceras personas serán castigados hasta con 10 años de prisión.

 El pleno de la 74 Legislatura del Congreso del Estado aprobó por unanimidad, a finales de 2019, una reforma al Código Penal para que se les sancione por complicidad en el robo calificado como grave, cuando se acredite su participación.

La propuesta de reforma fue presentada por la diputada del Partido Verde Ecologista de México Lucila Martínez ante el incremento en la tasa de delitos cometidos en contra de los usuarios bancarios, especialmente en Morelia.

“En casi todos los robos coincide el mismo modus operandi, ya que las victimas aseguran que los delincuentes no dudan en ir directo en contra de ellos y saben con precisión cuánto dinero retiraron y hasta dónde lo guardaron”.

Cuando presentó la propuesta señaló que, de acuerdo con las encuestas de percepción de inseguridad, son los cajeros automáticos y las instituciones bancarias en donde los ciudadanos sienten la mayor inseguridad, incluso más que en zonas inseguras de sus demarcaciones y ciudades.