COAHUAYANA, Mich., 2 de noviembre de 2019.- En el Día de Muertos, cuando se recuerda a los familiares y amigos que se han ido para no volver, también hay ídolos populares de veras que con la presencia de sus restos mortales destacan en los camposantos donde reposan, como es el caso del ex jugador de futbol del campeonísimo Cruz Azul, ex seleccionado olímpico y nacional, Bardomiano Viveros.

El popular Bardo, el recio defensa central nació en Copándaro, Michoacán, en 1954, y tras una corta carrera futbolística que la que ganó una medalla Panamericana y 2 campeonatos con el Cruz Azul, dejó las canchas por una enfermedad silenciosa que durante 20 años lo atacó hasta que perdió la vida, teniendo a su lado siempre a su esposa coahuayanense, Martha Estela, quien conoció al brillante futbolista en su momentos de éxito, y con amor infinito lo acompaño hasta el último de sus días y trajo sus restos mortales a reposar en el camposanto de Coahuayana.

Bardomiano Viveros Gutiérrez, 1954 – 1994, de la fama al camposanto de Coahuayana, en su tumba, siempre cuidada, su familia tiene una imagen de él vestido con el uniforme de la Selección Nacional, el escudo del Cruz Azul, muchos recuerdos, y mucho amor.