CIUDAD DE MÉXICO, 25 de septiembre de 2018.- Si existiera otra fecha “que no se olvida” —como el 2 de octubre de 1968— esa sería la noche del 26 de septiembre de 2014.

Este día es miércoles, pero hace cuatro años era viernes. Uno de los días más aciagos para la historia del país al ocurrir un caso que aún persiste en la memoria de los mexicanos: la desaparición forzada de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa.

Durante septiembre de 2014, jóvenes normalistas presentaron ante el Gobierno del estado de Guerrero, en ese entonces con Ángel Aguirre Rivero al frente del ejercicio político, y la Secretaría de Educación estatal, una serie de solicitudes relacionadas con alimentación, material didáctico, becas estudiantiles, entre otros.

Seguir leyendo: Quadratín México