MORELIA, Mich., 8 de diciembre de 2019.-   Carlos Garfias Merlos, arzobispo de Morelia, aseveró que ha dado atención prioritaria al párroco de Huiramba, luego que este reportara haber experimentado agresiones.

Luego que el sacerdote adscrito a la parroquia de Huiramba dejara la población, presuntamente tras sufrir violencia y extorsiones por parte de supuestas células delincuenciales, Garfias Merlos destacó que la arquidiócesis de Morelia ha dado la atención que ha solicitado.

Declinó especificar las causales de esta agresión, así como las medidas implementadas para salvaguardar la sacerdote.

Agregó que actualmente la parroquia se encuentra al cuidado de personal foráneo, por lo que no quedará desamparada.

Explicó que en las últimas semanas se ha intensificado el trabajo para la implementación de protocolos de seguridad para los sacerdotes en zonas de potencial riesgo, que llevaron a la búsqueda de la coordinación con la organización Médicos sin Fronteras (MSF), la Secretaría de Salud en Michoacán (SSM), la Dirección de Salud Municipal de Morelia, la Cruz Roja y la Pastoral de Salud.

Garfias Merlos reiteró que es fundamental mantener reservas en este tópico, para lograr la eficiencia de los procedimientos.

Cuestionado en torno de la detección de casos similares en el curso del año, el arzobispo de Morelia mencionó que “cuando los haya, se los haré saber”.