MORELIA, Mich., 30 de enero de 2018.-   En análisis se encuentra la implementación de vehículos destinados al servicio del transporte público en la capital michoacana con operación con base en gas natural, en sustitución de gasolinas y diésel, señaló Ricardo Luna García, titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Territorial (Semaccdet).

Luna García destacó que los vehículos se pretende sean asignados al servicio colectivo, combis y camiones, como mecanismo de reducción del impacto ambiental generado por la emisión de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, producto de la combustión de gasolinas y diésel.
Agregó que este mecanismo sería una alternativa a aplicar no sólo en Morelia, que debido a la atracción de estudiantes y académicos presenta una elevada tasa de población, sino para otras localidades con altas concentraciones de habitantes, como Uruapan, Zamora y Lázaro Cárdenas.
Asimismo, el titular de la Semaccdet detalló que se pretende que este programa de reconversión de unidades, similar al que ya se instrumentara en Morelia en 2017 con recursos económicos procedentes del presupuesto federal correspondiente a 2016, comprenda planes de financiamiento para los concesionarios y operadores de los automotores, susceptible de ser liquidado mediante el ahorro que en gasto por combustibles resultaría de la migración del uso de gasolinas y diésel a gas natural.
De acuerdo con Ricardo Luna, la propuesta se encuentra en construcción, aunque ya se ha iniciado el acercamiento con representantes del sector del transporte público en la capital michoacana para evaluar la aceptación que este mecanismo obtendría de sus potenciales usuarios.
Refirió que luego de la fusión en 2017 de las secretarías de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático (Semarnacc) y Desarrollo Territorial, Urbano y Movilidad (Sedetum) fruto de la restructura de la administración estatal, la dependencia resultante, la Semaccdet, cuenta entre sus prioridades la movilidad, sobre todo en los grandes núcleos de población.
Así, afirmó que ciudades como Morelia requieren de un mayor equipamiento urbano e infraestructura de comunicación interior para facilitar la fluidez en el tránsito de usuarios de las vías públicas, con lo que se minimizan tanto el daño ambiental producto de la emisión de tóxicos a la atmósfera como el gasto económico y en tiempo que la población debe realizar en sus traslados desde sus domicilios hasta sus centros laborales y escolares, además de a los distintos puntos de proveeduría de bienes y servicios.   
Aún no se dispone de una fecha estimada para la presentación de esta iniciativa, como tampoco del detalle de sus reglas de operación y el alcance que tendría la sustitución de la gasolina y el diésel por gas natural como combustibles para unidades del servicio de transporte público colectivo.