URUAPAN, Mich., 24 de agosto de 2019.- Maribel Martínez Martínez fue secuestrada por un grupo armado en el centro de la ciudad de Uruapan Michoacán el domingo 24 de agosto del 2008, mientras enfrentaba las negociaciones de la reubicación del comercio informal, quien se desempeñaba como Secretaria del Ayuntamiento bajo el mandato del panista Antonio González Rodríguez, detenido en el citado michoacanazo, Leonel Godoy Rangel, Gobernador del Estado y Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de la República. Hoy son 4015 días sin ti, Maribel.


De acuerdo a un comunicado de prensa, han pasado ya 11 años. Los mismos que poco a poco han apagado la esperanza de tenerte con vida, de escuchar tu voz… sin embargo tú eres nuestro motor, eres nuestra fortaleza y pese al gran dolor de no tenerte físicamente, seguimos teniendo la fuerza necesaria para exigir a las autoridades que se haga justicia.


Maribel confiaba en que este mundo podía cambiar. Ella entregó sus mejores años al servicio de los demás, y por absurdo que parezca, en estos 11 años solo han prevalecido la indiferencia y la impunidad… “No pasa nada”.


El viernes 17 de agosto algo pasó, algo nos sacudió como sociedad: Las mujeres se organizaron y salieron a las calles. Enfrentaron entre otras muchas cosas reprobación, burlas y hasta amenazas. Pero es incuestionable que lo más importante que lograron fue llamar la atención de una ciudad, de un país y del mundo. Fueron pocos los gestos de aceptación y los comentarios de apoyo. Pareciera que solo a las y los que llevamos años de lucha, de dolor e incertidumbre por nuestros familiares desaparecidos, podemos entender la decisión tomada.

Entendemos el desconcierto con las pintas, pero desgraciadamente en este México del “no pasa nada” por decirlo de una manera coloquial y simplista, hemos visto que aunque hagamos lo socialmente correcto no conseguimos tener justicia. Lo más angustiante y desesperante, es que cada día aumenta por un lado el índice de maldad y crueldad de la delincuencia, y por el otro prevalece la indiferencia y el cinismo por parte de nuestras autoridades.

Es tan fácil descalificar, pero, ¿cuál sería tu comportamiento después de haber hecho todo lo correcto, lo propositivo, legal y adecuado y no obtener respuestas?

Nos solidarizamos con las mujeres que decidieron levantar la voz frente a la injusticia por las que no pueden. Estamos seguros que Maribel hubiera asistido a esa marcha. Nosotros como víctimas colaterales no acudimos, pero, siendo sinceros, nos hubiera gustado pintar el carro del Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador y del Fiscal General Alejandro Gertz Manero, para que todos los días vieran la cara de Maribel, y de todos los desaparecidos… para que no se les olvide cuál es su trabajo, para recordarles lo que verdaderamente es importante resolver en este México cruel en el que la delincuencia hace sentir su poder lastimando a los otros, en este México del “amor y paz” queremos decirle a las autoridades: Ya basta de “palabrerías”. Es momento de actuar y ejercer todo el peso de la ley.


Es decepcionante que no solo nos enfrentemos a la barbarie de grupos criminales, sino a la incapacidad e ineptitud de nuestras autoridades, quienes en su actitud indiferente de “no pasa nada”, ven desfilar todos los días los cuerpos mutilados, baleados y no sienten ni un poco de remordimiento, ni un poco de vergüenza de saber que algo no están haciendo bien… solo se interesan en la oportunidad de escalar una nueva posición política. Eso también es una barbarie pero de cuello blanco. Estas son nuestras autoridades.


Por todas estas razones, en voz alta decimos: no cesará, no parará el reclamo más alto, la exigencia a tener la respuesta, ¿Dónde estás Maribel?
Como cada año, Maribel Martínez, hija, hermana, amiga, no cesaremos de buscarte. Te amamos.

Familia Martínez Martínez