MORELIA, Mich., 16 de febrero de 2016.-“¡Francisco, hermano, ya eres michoacano!”, fue el grito que tras una larga espera resonó en el primer cuadro de la capital michoacana.

Luego de esperar hasta por ocho horas, el Papa Francisco llegó a la Catedral moreliana para participar en un encuentro con niños morelianos que desde temprano lo esperaban al interior del recinto.

Esto generó revuelo y júbilo desbordado entre los presentes, quienes entonaban cantos religiosos desde temprano para mitigar el lento paso de las horas.

Gritos, alegría y hasta llanto provocó el paso del Sumo Pontífice por la avenida Madero, en el acceso de la Catedral moreliana que majestuosa atestiguaba la histórica visita del Papa, con la que esperan que sea un aliciente para los michoacanos.

El sonido de los helicópteros generaban expectativa en los feligreses, pues sentían cada vez más cerca al Santo Padre.

“Mano poderosa de mi Dios Amado bendice esta tierra y a todo lo creado” fue una de tantas plegarias que entonaron los cientos de fieles a las afueras del recinto religioso.

Alrededor de las 15:30, el Santo Padre saludará a 14 rectores de universidades mexicanas y seis ministros de otros cultos, ya en el interior del recinto religioso convivirá con niños del catecismo y catequistas, así como a la niña curada por el santo José Sánchez del Río.