MORELIA, Mich., 14 de abril de 2016.-Magistrado presidente de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) aseguró que el reto impostergable para los tribunales electorales locales es edificar precedentes a través de las resoluciones, ya que al contar con dicho criterio se fortalece el derecho humano de seguridad jurídica.

 

El magistrado Carrasco Daza, en el marco de la presentación del libro Democracia Política Electoral, Balance y Desafíos, coordinado por José René Olivos Campos, magistrado del Tribunal Electoral del Estado de Michoacán, señaló que un precedente sólido obliga a la consistencia en la resoluciones subsecuentes y  conlleva a que si se tiene una opinión diferenciada, se justifique la razón del disenso con el precedente, lo cual genera seguridad jurídica.

 

Carrasco Daza explicó que los días 17 y 18 de marzo de 2016, durante el Encuentro Nacional de Magistradas y Magistrados, realizado en Querétaro, se  asumió el compromiso con los tribunales electorales locales de edificar un sistema de jurisprudencia –corpus iuris–  que busque que las sentencias de los tribunales electorales de las entidades federativas, se consoliden en criterios relevantes para proteger los principios constitucionales y convencionales en materia electoral y con ello formar un acervo jurisprudencial que guíe el actuar habitual de los órganos jurisdiccionales en la garantía de los derechos políticos, para generar certeza y estabilidad en las decisiones judiciales.

 

Durante el evento realizado en el auditorio Dr. Héctor Fix-Zamudio, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Magistrado Presidente de la Sala Superior indicó que la actuación de los tribunales electorales en las democracias inacabadas, como es el caso de México, debe ir más allá de la resolución de controversias.

 

En este sentido, señaló que se debe vencer el principio de relatividad de las sentencias, lo que significa que la fuerza jurídica de estas impacte más allá de las partes de la controversia.

 

Finalmente, explicó que se debe potenciar el derecho a la información de frente a las campañas políticas; situación que no se logrará en tanto los partidos políticos no tengan un debate plural que fomente la deliberación y se comprometan con sus postulados e ideas.

 

Las instituciones no se pueden construir o desarrollar a través de la mala fe: González Oropeza

En la presentación del libro Democracia Política Electoral, balance y desafíos, el magistrado Manuel González Oropeza mencionó que el contenido del texto es relevante, ya que hay temas seleccionados derivados de la reforma constitucional de 2014.

 

Indicó que el derecho electoral ha estado inmerso en el sospechosísmo, ya que “presumimos la mala fe, pero las instituciones no se pueden construir o desarrollar a través de la mala fe, por eso quizá tenemos una alta litigiosidad”.

 

Durante su participación, el magistrado indicó que se tiene un concepto equivocado sobre el litigio de los asuntos, “se dice ya se judicializó, pero qué bueno que se judicialice, porque quiere decir que la política se resuelve por los jueces”.

 

Santiago Nieto Castillo, titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) expuso que cada proceso comicial trae nuevos problemas en materia electoral, “y partir de ahí se ven las necesidades de nuevas reformas. Por ello la importancia del libro, porque exhibe un análisis a la normativa y aplicación de la reglas jurídicas”.

 

Daniel Márquez Gómez, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, mencionó que el libro es de gran relevancia, ya que hay compendios de estudios asociados a temas como la paridad de género vertical y horizontal, además de transparencia y acceso a la información, pero desde la dimensión de los derechos fundamentales.

 

La presentación del libro fue moderada por José René Olivos Campos, coordinador de la obra y magistrado presidente del Tribunal Electoral del Estado de Michoacán.