MORELIA, Mich., 29 de mayo de 2015.- Ante los daños y muertes ocasionadas por el tornado que azotó Ciudad Acuña, Coahuila, así como los percances suscitados recientemente en la Ciudad de México debido a las intensas lluvias, es urgente que la Secretaría de Protección Civil en coordinación con los gobiernos estatales construyan un plan emergente de contingencia a nivel nacional y regional, a fin de aminorar el impacto de los fenómenos naturales, afirmó el diputado federal René Fujiwara Montelongo.

 

Por ello, dijo, es necesario impulsar campañas informativas de carácter permanente con el propósito de que la ciudadanía sepa cómo reaccionar ante cualquier desastre natural.

 

En entrevista, el vicecoordinador de Nueva Alianza en la Cámara de Diputados señaló que pese a que nuestro país, por su posición geográfica, es considerado uno de los más vulnerables debido al aumento en la frecuencia e intensidad de los fenómenos atmosféricos, no existe una cultura de la prevención y reacción entre la ciudadanía.

 

Esta situación, subrayó, nos obliga a diseñar cuanto antes un plan de contingencia, en el que las autoridades de los tres órdenes de gobierno coordinen acciones de predicción, prevención y reacción, en las que la sociedad participe activamente.

 

A lo anterior, el diputado por el Distrito Federal agregó que a partir de la creación del Sistema Nacional de Protección Civil, debido al terremoto ocurrido en la Ciudad de México en 1985, los avances en materia de prevención y reducción de riesgos han sido considerables.

 

Sin embargo, puntualizó que aún hay mucho por hacer en este rubro, principalmente en lo que a participación ciudadana se refiere.

 

Añadió que a partir de entonces, con la implementación de medidas como los simulacros por sismos en escuelas y edificios públicos, en las urbes se han prevenido numerosos accidentes.

 

A pesar de ello, señaló que para muchos ciudadanos no está claro cómo deben reaccionar ante un tornado, una tormenta eléctrica, inundaciones, ráfagas de viento o lluvias torrenciales, como las ocurridas en días recientes en el Distrito Federal, provocando la caída de decenas de árboles y algunos espectaculares.

 

En este contexto, Fujiwara Montelongo insitió en que las autoridades federales no deben echar en saco roto las recomendaciones hechas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en un estudio de 2013, en donde resalta que la protección civil debe ser una prioridad en el Plan Nacional de Desarrollo.

 

Además, el representante aliancista se pronunció a favor de cambiar el enfoque del Sistema Nacional de Prevención Civil y trabajar en el fortalecimiento de sus capacidades para prevenir desastres y reducir la vulnerabilidad, contribuyendo a un crecimiento económico sostenido, pues durante la década pasada, las pérdidas económicas fueron provocadas en gran medida por huracanes en el Golfo de México e inundaciones.

 

Finalmente, recalco que según el mismo documento, de 1970 a 2011, el mayor número de desastres se debió a tormentas (38%), inundaciones (28%), sismos (12%), entre otros (22%), siendo las lluvias intensas las que más pérdidas económicas han generado.