MORELIA, Mich., 4 de junio de 2014.- El movimiento Unidos contra el Abuso del Poder en Michoacán conformado por ex elementos de la Policía Estatal y Ministerial, denunciaron que las arbitrariedades para darlos de baja y el estigma que les han dado al ligarlos al crimen ha provocado que sus hijos sean víctimas de bullying en las escuelas.

Graciela Delgado Luna médico forense que fue despedida de la Procuraduría General de Justicia del Estado e integrante del movimiento, explicó que en sus reuniones periódicas que tienen se ha externado que los hijos de ex policías y peritos, han sido víctimas de dicha problemática social.

“Dicen que nos hicieron un examen de confianza y acreditación,  con muchísimas irregularidades para estigmatizarnos y decir que estamos ligados a la delincuencia, cuando muchas de las personas que conformamos el movimiento somos honorables” recalcó Delgado Luna.

Explicó que con ese estigma que han creado al darlos de baja de manera arbitraria,  sus hijos también han sufrido las consecuencias, “les dicen, a tu papá lo corrieron por corrupto” dijo Graciela Delgado.

Indicó que espera que el Tribunal de Justicia Administrativa no se deje llevar por cuestiones políticas, así como a la Comisión de Derechos Humanos,  ya que ellos sólo están pidiendo lo que es justo.

Argumentó un serie de irregularidades en el Centro de Confianza y Acreditación, ya que realizaron exámenes desde el 2008 año en el cual aún no estaba debidamente acreditado a nivel nacional y al no pasar esas pruebas  los han dado de baja, sin explicarles que aspectos reprobaron.