MORELIA, Mich., 9 de mayo de 2015.-El secretario de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, diputado Francisco Grajales Palacios (PRI), dijo que el sistema ferroviario del país cubre la totalidad de cargas que se presentan; sin embargo, para competir con países como Estados Unidos hace falta contar con un software o programa que permita conocer con antelación la hora y día de salidas y llegadas de mercancías.

“En el momento que contemos con este tipo de infraestructura o software y cumplamos con los tiempos establecidos, podremos competir con los norteamericanos”, enfatizó.

Señaló que países de primer mundo cuentan con este tipo de tecnología. “El reto para los ferrocarriles mexicanos, es que si yo como usuario deposito una carga en Chiapas pueda saber a qué hora y qué día estará en el Distrito Federal con anticipación”.

El diputado federal por Chiapas recalcó que dicho software se podrá obtener si hay voluntad administrativa, además de poner orden a la operación de los ferrocarriles. “Vamos por la ruta adecuada, pero los empresarios tienen su tiempo para invertir”.

Resaltó que en 18 años se ha duplicado la carga nacional del sistema ferroviario, ya que pasó del 10 y 12 por ciento, que se tenía hace una década, al 25 por ciento.

Señaló que el sector privado ha invertido en capacitación 3 mil millones de pesos al año, aparte de las inversiones en equipos como locomotoras, tolvas, tanques y furgones que permiten movilizar la carga.

En este momento, subrayó, es suficiente el sistema ferroviario para la carga del país y dentro de poco tiempo, como resultado de las reformas estructurales, se adecuará para transportar carga peligrosa como el gas, la gasolina y el cloro.

Explicó que este medio de transporte se encuentra preparado para trasladar productos como la gasolina; “antes ya lo hacía, pero de manera equivocada se empezó a manejar por carretera porque hubo intereses”.

El legislador precisó que actualmente el sistema ferroviario en el país se compone de tres compañías troncales: Kansas City, Ferrosur y Ferromex; dos líneas cortas, una de ellas la paraestatal del Istmo de Tehuantepec y otra privada, la línea de Coahuila-Durango, además de la terminal del Valle de México.

En cuanto a las condiciones laborales de los trabajadores del sector, el también secretario del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana (STFRM) sostuvo que se han mejorado. “Ahora cuentan con reparto de utilidades y salarios de calidad, al pertenecer a la iniciativa privada”, aseveró.

“El sindicato ferrocarrilero tiene una cultura laboral basada en la filosofía de ganar-ganar; y en estos momentos tenemos una buena relación con las empresas y tratamos de construir mejores acuerdos para tener un ferrocarril más eficiente”, enfatizó.

Los trabajadores, agregó Grajales Palacios, debemos entender que los tiempos de crisis son un momento de oportunidad, de demostrar que con talento, con capacidad, con creatividad, podemos hacer más con menos. Los trabajadores no debemos tener miedo a la competencia, ni a abrirnos al mundo, enfatizó.