MORELIA, Mich., 21 de mayo de 2016.-    El próximo domingo será retirada la carpa que albergó desde el pasado mes de septiembre a los comerciantes instalados en la zona intervenida por la primera fase de los trabajos de rehabilitación del Mercado de Dulces y Artesanías Valentín Gómez Farías, aseveró José Luis Gil Vázquez, secretario de Servicios Públicos de Morelia.

Agregó que el 80 por ciento de los locatarios se han trasladado a sus espacios en el interior del recinto, por lo que será en el curso de este sábado que el resto de los oferentes deberán reubicarse, a fin de iniciar el retiro de la lona y la reparación del jardín Altamirano, que consistirá en el tratamiento de los pastos, principales afectados por la permanencia de los comerciantes en el exterior del mercados.

De acuerdo con Gil Vázquez, en breve se culminará el cierre administrativo de la primera fase de la obra, mediante el retorno de los recursos excedentes, alrededor de tres millones de pesos de los diez millones de pesos autorizados por la Secretaría de Turismo (Sectur) federal para este proyecto, con lo que se podrá dar continuidad a la segunda fase, pendiente de asignación de proveedor y presupuesto.

Inconformidades, subsanadas

La totalidad de las inconformidades expresadas por locatarios correspondientes a la primera etapa de intervención del Mercado de Dulces y Artesanías Valentín Gómez Farías ha sido subsanada, señaló Ivanildo Calderón Gutiérrez, secretario de Desarrollo Metropolitano e Infraestructura de la capital del estado.

Recordó que la ausencia de servicios básicos, como agua y energía eléctrica, se resolvió la semana anterior, con lo que los espacios comerciales disponen de estos servicios, en tanto que los detalles y terminados que, según locatarios, se consideraron en el proyecto inicial y no se concretaron, fueron modificaciones introducidas por los locatarios.

Precisó que se celebraron numerosas reuniones, a las que no siempre asistieron los comerciantes en pleno, donde se discuto doy aceptaron las modificaciones que los locatarios propusieron, las cuales se observan en los espacios ya terminados.

Asimismo, aunque aún no ha cerrado la fase administrativa de la primera etapa, ya se trabaja en la programación y presupuestación de la segunda parte de los trabajos de remodelación del inmueble, la que se estima requiere siete millones de pesos para su materialización.