MORELIA, Mich., 10 de enero de 2014.- Al revelar que entre 35 y 40 mil hectáreas de bosques y selvas se pierden anualmente en Michoacán, el gerente estatal de la Comisión Nacional Forestal, Jaime Rodríguez López, estableció la urgencia por regular legalmente el cambio de uso de suelo.

Entrevistado al término del anuncio de las reglas de operación para este año, el funcionario federal destacó que las instancias en materia forestal realizan incesantes esfuerzos para contrarrestar este deterioro.

En este sentido, informó que anualmente la Conafor y la Cofom, logran restaurar unas 10 mil hectáreas en zonas de alto impacto ecológico, donde se encuentran la zona de la mariposa monarca, la meseta tarasca y las regiones de Ciudad Hidalgo y Coalcomán.

En el caso de la zona Morelia, Rodríguez López aseguró que se trabaja en la recuperación de las zonas altas de la capital, aquellas que se ubican por la zona de Santa María y que ha sido objeto de un grave daño ambiental por la construcción de complejos habitacionales.

Señaló que en las próximas semanas se reunirán todas las instancias relacionada con el cuidado del medio ambiente, para que a través  de esfuerzos interinstitucionales, determinar acciones más contendientes contra el deterioro ambiental.

Informó que aparte de los incendios, el cambio de uso de suelo es el que más afecta a las zonas boscosas de la entidad.

El caso más representativo es el de las plantaciones de aguacate en la región de Uruapan y parte de la meseta, así como el de los cultivos de granos para autoconsumo.

“Ya no podemos tumbar las plantaciones de aguacate, pero si podemos revisar y establecer nuevos mecanismo para el cambio de uso de suelo”.