CIUDAD DE MÉXICO., 25 de mayo de 2016.- La corrupción es un fenómeno que desde hace unos años ha comenzado a ser una variable analítica para comprender el contexto de México y cada una de sus entidades federativas. Analizando la evaluación de cada estado que celebrará elecciones en junio, hacia el desempeño del gobierno de Enrique Peña Nieto en el combate a la corrupción, se observa que Veracruz, Aguascalientes y Zacatecas tienen la calificación más baja (barra de color verde). En cambio, Chihuahua, Quintana Roo y Durango presenta la evaluación positiva más alta en esta materia.

De acuerdo con información de Milenio, desde la llegada de Peña Nieto a la Presidencia se observa un alza en la calificación negativa a su desempeño en el combate a la corrupción, que ha alcanzado 62% a fines de 2015. Las repercusiones del escándalo de la Casa Blanca y el conflicto de intereses han marcado esta administración, lo cual ha contribuido al estado de descontento generalizado con la clase gobernante y la evaluación negativa al Presidente, como hemos presentado en artículos anteriores.

El nombramiento de Virgilio Andrade como secretario de la Función Pública, organismo que permaneció acéfalo durante 26 meses, fue una de las primeras medidas del gobierno de la República para combatir la corrupción.  Otro cambio institucional desarrollado por la administración fue la creación de un Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), cuyo objetivo principal es la prevención, detección y sanción de responsabilidades administrativas y hechos de corrupción.

Para más información consulta: Milenio.