Churumuco, Mich., 10 de diciembre de 2015.- Como parte de las medidas planteadas para fortalecer la lucha contra los efectos de la sequía en la Región del Balsas de Michoacán, los investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) propusieron cinco medidas a implementar en la materia.

La primera de ellas es la relacionada con la Seguridad alimentaria, que es procurar el abasto progresivo de productos básicos como frijol, maíz, lenteja y más, para que fuera una medida para afrontar los periodos de escasez derivados de la sequía.

Esto también serviría para mermar un poco la situación que se da ante el desabasto de productos alimenticios y que a su vez deriva en incremento de precios de manera preocupante.

Además, una segunda propuesta es la promoción de la alimentación con proteína, aspecto en el que aprovecharían la Presa de Infiernillo, con el que se pretendería pagar un precio justo a los productores de mojarra y que a su vez, estos sean promotores de su producto.

Otro aspecto es el de la falta de seguridad de que se llegue a dar un abastecimiento de agua a los cultivos, lo cual es urgente atender debido a que este asunto lleva meses de que se ha presentado sin visos de solución.

El Festival del Balsas es la cuarta propuesta, con la cual se busca que los productos de la región se promocionen en espacios de la capital michoacana; la intención es efectuarlo a mediados de marzo.

Para este apartado se busca que la autoridad estatal apruebe respaldar la estrategia y gestione que uno de los jardínes del Centro de Convenciones y Exposiciones de Morelia (Ceconexpo) sea sede de este evento.

La quinta y última propuesta es la de atender las deudas que los productores y ciudadanos han adquirido a lo largo de varios meses en que inició la sequía y la falta de ingreso de las familias.

Este se centra en gestionar préstamos a través de esquemas estatales de apoyo, como SíFinancia, con los que accederían a recursos para hacer frente a los gastos por la falta de trabajo.