MORELIA, Mich., 13 de mayo de 2016.-En la protección civil y prevención de desastres la participación ciudadana es esencial, por ello, para fomentar el establecimiento de la misma, el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol) transmitió la teleconferencia Prevención de desastres. Plan de protección civil con participación social, con la que dio inicio el curso Prevención y resiliencia en desastres. El potencial de autoprotección de la sociedad civil.

 

¿Puede la organización social contener los embates de la naturaleza? Fue la reflexión que motivó la discusión durante el programa, en el que se presentaron estrategias de participación social para prever y reducir el impacto de eventos destructivos, identificar vulnerabilidades y fortalezas, así como generar un plan de protección civil.

 

De acuerdo a información de un comunicado, Karla Margarita Méndez Estrada, jefa del Departamento de Estudios Económicos y Sociales de la Dirección de Análisis y Gestión de Riesgos del Cenapred, mencionó que el suceso que detonó el surgimiento del Sistema Nacional de Protección Civil, fueron los sismos del 19 y 20 de septiembre de 1985, que a su vez incentivaron la participación social, pues en el pasado “se creía que sólo el gobierno era el responsable de las tareas de prevención, mitigación, preparación, alerta temprana, respuesta y recuperación”.

 

Expuso la importancia de fortalecer el plano comunitario de la autoprotección, sensibilizar a la población ante los riesgos para anticipar, preparar, enfrentar y recuperarse de los desastres. Asimismo, invitó a la ciudadanía a participar en el programa académico de la Escuela Nacional de Protección Civil, que tiene como finalidad replicar la cultura de la protección donde se tratan temas como identificación de peligros o elaboración de brigadas comunitarias. La convocatoria estará abierta hasta el 15 de junio de este año.

 

“La Cruz Roja es la institución humanitaria más grande del mundo”, sostuvo Fátima del Rosario Alcántara, coordinadora de juventud de la Cruz Roja, quien refirió que la participación de una gran cantidad de personas jóvenes voluntarias es muy importante. “La preparación nos ayuda a reducir riesgos y estar más seguros, nos alista para afrontar situaciones de crisis” expresó.

 

Además, habló de 5  pasos para prevenir riesgos: 1) Planeación: es decir reconocer el sitio en que vivimos, así como a qué estamos expuestos, considerar nuestro modo de actuar ante posibles escenarios y elaborar un plan; 2) Preparación: mejorar las vulnerabilidades de nuestra casa, armar una mochila de emergencia y caja de auxilio, aprender primeros auxilios; 3) Practicar: realizar simulacro, revisar periódicamente que todo funcione; 4) Proteger: mantenernos alerta e informados; 5) Recuperación: cómo ayudar a nuestra comunidad a que se recupere y regrese a la vida cotidiana.

 

Xavier Moya García, encargado del Área de Riesgos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), expresó que el organismo, como parte del sistema de Naciones Unidas, se encarga de la prevención en los desastres, mientras que otros organismos de la ONU dan apoyo durante las contingencias. No obstante, el PNUD se especializa en apoyar al gobierno y sociedad civil a planificar la recuperación de las ciudades. En México se busca “fortalecer las instituciones en los estados y municipios, así como transversalizar en las políticas públicas la prevención para reducir los riesgos de desastres.

 

Además, expresó que los programas del PNUD trabajan continuamente con comunidades, redes y organizaciones civiles. Habló de laAlianza para la reducción de riesgos y recuperación ante desastres en México que tiene el objetivo de promover una cultura en la reducción de riesgos, impulsar acciones en favor de comunidades en esta situación, así como impulsar la organización comunitaria en 10 estados. Además del PNUD, conforman la alianza: Fomento Social Banamex, Ayuda en Acción México, Oxfam México y World Vision.

 

En su intervención, Enrique Guillén Solís, coordinador de Atención de Desastres Naturales e Infraestructura de Fomento Social Banamex, AC, mencionó que una de las vocaciones de la asociación es apoyar a la población afectada por desastres naturales. Las principales acciones que realizan se refieren a proyectos de reconstrucción y mejoramiento de viviendas, escuelas e infraestructura básica comunitaria; así como actividades productivas para generar empleos en zonas afectados.

 

Gracias al Programa 1×1 se apoyan proyectos de análisis de riesgo en donde se identifican vulnerabilidades para crear modelos de vivienda y reducir futuras afectaciones. Se ha “innovado en la creación de estos modelos, para hacer frente a condiciones climáticas. En comunidades de Tabasco hemos construido una vivienda elevada que permite que las familias no pierdan su patrimonio en caso de inundaciones”.