CHIHUAHUA. Chih., 18 de febrero de 2016.- El obispo de Saltillo, Raúl Vera afirmó que durante los seis días de su visita a México, el papa Francisco estuvo armando un rompecabezas señalando los problemas del país, con señalamientos fuertes a diferentes sectores como el empresarial, político y religioso, y marcó salidas situaciones difíciles como la que viven los obreros, familiares de desaparecidos, según publica el diario El Universal.

En conferencia de prensa realizada en esta ciudad donde hizo una valoración positiva de la visita pastoral del pontífice, Raúl Vera consideró que en sus mensajes, como el que dio en la Catedral de la Ciudad de México, les dijo a los obispos que tienen que actuar como pastores y con esa premisa, el obispo de Saltillo reconoció que debe haber cambios en las dirigencias de la Iglesia católica.

De principio, dijo, en la próxima asamblea de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), habrá elección para renovar dirigencia de este organismo.

Más información en El Universal.