MÉXICO, DF., 14 de julio de 2014.- La directora general del Centro de Estudios para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Género (CEAMEG), María Isabel Velasco Ramos, consideró indispensable fortalecer a las mujeres dotándolas de salud, educación y alimentación de calidad. En México, continuó, prevalece un alto grado de discriminación salarial por género y analfabetismo y, además, los embarazos en adolescentes aumentan.

En entrevista, mencionó que el 11.5 por ciento de las mujeres empleadas se encuentran en condiciones críticas de ocupación, es decir, a pesar de que cada vez más mujeres desempeñan alguna actividad económica, estas se emplean por más de 35 horas semanales con ingresos inferiores al salario mínimo, mientras que otras laboran por más de 48 horas ganando sólo dos salarios mínimos.

Aseguró que en México existen más de 46 millones 202 mil mujeres en edad de trabajar, de las cuales 43.3 por ciento pertenecen a la Población Económicamente Activa (PEA) y 56.7 por ciento se dedica al hogar, estudia, está jubilada o pensionada.

Velasco Ramos resaltó que la discriminación salarial por género es otro factor recurrente, ya que prevalecen diferencias entre los sueldos percibidos entre hombres y mujeres.

Indicó que 47 por ciento de las mujeres ocupadas recibe menos de dos salarios mínimos por su trabajo, mientras que 32.8 por ciento de los hombres se encuentra en ese nivel salarial; asimismo, 26.3 por ciento de los varones obtienen más de tres salarios mínimos contra 17.8 por ciento de lo que perciben ellas.

En cuanto a la natalidad en adolescentes, precisó, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) señaló que México presenta la tasa más alta con 64.2 nacimientos por cada mil, entre jóvenes embarazadas de 15 a 19 años.

“Esta situación cambia radicalmente la vida de las jóvenes y rara vez para bien, pues se desvanece la posibilidad de concluir sus estudios, sus perspectivas de trabajo y se multiplica su vulnerabilidad frente a la pobreza, la exclusión y la dependencia”, destacó.

En lo que respecta al analfabetismo, en el 2010 se registró que 8.1 por ciento de las mujeres no sabía leer ni escribir, lo cual se debió principalmente al rezago de generaciones anteriores, expresó.

Agregó que el CEAMEG tiene la función de exponer diversos temas, a fin de que las mujeres conozcan sus derechos y tengan la capacidad de defenderse, actuar, denunciar y ganar espacios.