MORELIA, Mich., 16 de febrero de 2016.- El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón El Bronco, afirma que le dejaron una “bomba de tiempo” en el penal de Topo Chico, cuando magistrados —a través de amparos— permitieron mezclar a delincuentes rivales como Jesús Iván Hernández El Credo y a Juan Pedro Saldívar El Z-27 en una prisión que no fuera de alta seguridad.

En entrevista con El Universal, luego de la riña del jueves en el penal que dejó 49 muertos, adelanta que cerrará la prisión, y busca que este mismo año se construya una nueva cárcel a las afueras de Monterrey.

El Bronco recuerda que desde que asumió el poder —en octubre pasado— planteó a la Secretaría de Gobernación que le autorizara la construcción de un nuevo penal. Lo escucharon, pero no fue posible obtener los recursos necesarios para este año.

Seguir leyendo