MORELIA, Mich., 13 de julio de 2015.- El diputado Luis Armando Córdova Díaz (PRI), secretario de la Comisión de Cultura y Cinematografía, señaló que México es el sexto país en el mundo con mayor vulnerabilidad a los sismos, con 7 entidades y más de 30 millones de habitantes considerados en peligro por estos fenómenos.

Además, debido a su posición geográfica, el territorio nacional se ve afectado por ciclones tropicales, ya que se ubica entre dos masas oceánicas y a una latitud norte mayor a los 14 grados.

A ello se suma que las costas de la República Mexicana se encuentran cerca de las mayores regiones generadoras de ciclones tropicales, como son la del Istmo de Tehuantepec, la de la Sonda de Campeche y la del Atlántico Norte y Mar Caribe.

Por ello, propuso reformar la Constitución Política a fin de garantizar a los mexicanos el derecho fundamental a la protección y salvaguarda de la vida y su entorno ante la eventualidad de los riesgos y peligros que representan los agentes perturbadores y la vulnerabilidad en el corto, mediano o largo plazo, provocada por fenómenos naturales o antropogénicos.

En una iniciativa, presentada ante la Comisión Permanente y turnada a la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, el legislador indicó que a nivel mundial los huracanes son la causa más frecuente de desastres naturales, y los sismos son los que originan mayor cantidad de muertes y pérdidas económicas.

Debido a su ubicación, el territorio nacional se encuentra sujeto a gran variedad de fenómenos de origen natural, que pueden ser a) Geológicos: sismos, maremotos, volcanes o deslizamiento de suelo; y b) Hidrometeorológicos: Ciclones Tropicales (depresión tropical, tormenta tropical y huracán), inundaciones, tormentas eléctricas o sequías.

Córdova Díaz afirmó que la pobreza aumenta la vulnerabilidad y ésta a su vez incrementa el costo de los desastres, debido a que tienen menos capacidad de responder a los embates repentinos que destruyen sus activos y reducen drásticamente sus ingresos.

Se calcula que en México el 90 por ciento de los desastres naturales son hidrometeorológicos, y en los últimos años ha concentrado 75 por ciento de los recursos del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN), hechos que han derivado en la migración de población, principalmente en entidades como Veracruz y Chiapas a causa de inundaciones, así como en Zacatecas a consecuencia de las sequías.

De acuerdo con Punto Focal para la Evaluación de Eventos Naturales de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), entre los costos que han dejado los desastres naturales de 1997 a 2009 en México, se encuentran 114 mil muertes, daños por 227 mil millones de dólares y pérdidas por 120 mil millones, mencionó el diputado.

Consideró que pese a que en la Carta Magna se estipula la facultad del Congreso de la Unión para elaborar leyes en materia de protección civil, no se ha establecido como un derecho fundamental para todos los mexicanos.

Frente a ello, planteó modificar el artículo 4 de la Constitución Política para establecer que toda persona tiene derecho a la protección personal y a la de su entorno ante la eventualidad de riesgos producto de los agentes perturbadores y la vulnerabilidad en el corto, mediano o largo plazo, provocada por fenómenos naturales o antropogénicos, a través de la gestión integral de riesgos y el fomento de la capacidad de adaptación, auxilio y restablecimiento en la población.