CIUDAD DE MÉXICO, 11 de marzo de 2016.- Durante ya algún tiempo, varios estudios han revelado que la falta de sueño puede provocar obesidad. Pero ahora los investigadores están explorando los mecanismos que llevan a nuestros cerebros a sentir antojos de comida que no necesitan por falta de sueño.

De acuerdo al diario The New York Times, un estudio publicado recientemente en la revista Sleep sugirió que los receptores cerebrales culpables de los antojos en personas que no han dormido son los mismos que se activan con la marihuana, básicamente, no dormir puede provocar hambre, mucha hambre.

El estudio exploró los receptores afectados por los endocanabinoides –nombrados a partir del cannabis⎯ que están involucrados con los antojos que resultan por la falta de sueño. La reducción del sueño en los sujetos de estudio causó niveles amplificados de endocanabinoides en la sangre, lo cual provocó más ataques de hambre.

Catorce sujetos saludables, que no sufrían de obesidad y con edades entre los 18 y 30 años, participaron en ambos aspectos del estudio; se sometieron a cuatro noches de sueño saludable o cuatro de noches con poco sueño, después de las cuales se les dieron dos comidas regulares y acceso ilimitado a “bocadillos apetitosos”, incluyendo dulces, nachos con guacamole y salsa, Doritos, Cheetos y helado. También podían escoger opciones más saludables como fruta y yogur.

Leer más aquí.