MORELIA, Mich., 4 de mayo de 2016.-La capacitación a los hijos de los campesinos, es una herramienta para que hombres y mujeres, del campo sean profesionales y se desempeñen con mejores habilidades, para bien del país, aseguró el senador Manuel Cota Jiménez, dirigente de la Confederación Nacional Campesina.

“Queremos sembrar para que México posteriormente coseche, líderes y lideresas que vayan justamente a la defensa, a la defensa de la sociedad, que son los campesinos, que está tan ávida de líderes, que permitan defenderlos y que permitan dar la lucha junto con ellos”.

De acuerdo a información de un comunicado, así inauguró el “Seminario de Capacitación, Segunda Generación XXI”, dirigido a jóvenes dirigentes de la República Mexicana, en la Casa del Agrarista, donde opera la Escuela Nacional de Cuadros Campesinos, dirigida por el maestro Oscar Joffre Velázquez.

La capacitación que aquí reciben, en temas como desarrollo rural y en temas de política de desarrollo del campo mexicano, les dijo, debe aplicarla en sus lugares de origen.

Porque para ofrecer servicios a las instituciones del país, se requiere capacidad profesional, entrega y convicción.

“ninguno de nosotros somos producto de ninguna improvisación. Todos o la mayoría, somos producto de una formación, de hombres y mujeres que nos compartieron su experiencia y su vivencia, pero igual de hombres y mujeres que entregaron en su lucha, su vida para dar paso a este México nuestro del siglo XXI, en el que tú y nosotros estamos viviendo”.

La Casa del Agrarista, les narró, fue entregada a los campesinos cenecistas por el general Lázaro Cárdenas el 6 de enero de 1935, con la finalidad de ofrecer servicios a la gente que tenía necesidad de desplazarse a la Ciudad de México a tramitar documentos relacionados con la titulación de sus parcelas.

“Venir a este lugar, donde hace más de 80 años se lo entrega al general Lázaro Cárdenas a los campesinos, no solo entregar un inmueble, no sólo entregarles una casa, no sólo entregarle un espacio para que los campesinos convivieran. Es entregarles como el maestro Joffre lo decía, un espacio de formación, un espacio que permita formar jóvenes en beneficio de los que representamos”.

Les explicó que en los murales que ahí se encuentran, se ha escrito la historia de México. Desde la Conquista en 1519-1521, la Independencia en 1810, la Reforma de 1850, la Revolución en 1910 y las instituciones de 1935.

“y ustedes son el siguiente mural, el que todavía no está escrito, el que precisamente tenemos que escribir la historia”.

Su formación, les explicó, deben entenderla como el campesino que siembra una semilla en una buena tierra “Uno puede imaginarse que venir a preparar, eso basta para poder tener el éxito, pero igual como la planta, la semilla y la tierra se van a encontrar con muchas cosas. Hoy en el campo, la lluvia, la sequía son verdaderamente grandes retos del campo. En la política se van a encontrar muchas cosas, poro cuando bien se va formado se sortean todas las dificultades”.

En su oportunidad, el maestro Oscar Joffre señaló la importancia de contar con un lugar apropiado para capacitar a las nuevas generaciones de los ejidos y comunidades de todo el país, para que puedan orientar e incorporar a los productores del campo en proyectos y programas de desarrollo de sus lugares y del país en su conjunto.

Manifestó que el México del siglo pasado es totalmente diferente al México de la actualidad. La diferencia es la gran infraestructura carretera, marítima, el desarrollo económico en el marco de políticas de impulso a la productividad, a la salud, a la educación y a las relaciones comerciales con el mundo.

En este ciclo de conferencias, participó también la licenciada María de los Ángeles Moreno, de gran trayectoria política y administrativa, y con extraordinaria formación como mujer de nuestro tiempo.

También ofrecieron conferencias los ex líderes de la Confederación Nacional Campesina, como don Augusto Gómez Villanueva, Cruz López Aguilar y Gerardo Sánchez.