MORELIA, Mich., 16 de febrero de 2016.- Grandes cantidades de basura quedaron atrás luego de la visita del Sumo Pontífice, Francisco en el primer cuadro de la ciudad.

Al concluir el recorrido del jerarca católico por el Centro Histórico, los peregrinos comenzaron a desplazarse y a abandonar la avenida Madero, dejando tras de sí centenares de bolsas de agua, botellas de plásticos, comida y papel.

Cabe destacar que voluntarios de parroquias que formaron la valla humana habrían anunciado su colaboración para la recolección de su basura.

No obstante la basura no solamente se queda sobre el asfalto, sino que también quedó colgada en las vallas metálicas que se colocaron para evitar el ingreso de los peregrinos al carril central de la avenida Madero.

En el lugar ya se encuentran laborando recolectores de basura del municipio y voluntarios, además de pepenadores que buscan recolectar las botellas y el cartón útil para su reciclaje.