Felipe Gurrola, mando especial de Seguridad para Michoacán, aseguró que elementos del Ejército sí dispararon pero al aire, no contra la población, y que no fueron los que iniciaron las agresiones en contra de los civiles el pasado domingo en la comunidad de Ostula, en el municipio de Aquila: “La población civil lanzó rocas y a su vez se repelió con gas lacrimógeno; las personas fueron las que se atacaron entre si y a su vez a las autoridades”.