CIUDAD DE MÉXICO, 11 de abril de 2016.- El empresario Alberto Sentíes, dueño del Ferrari y jefe del escolta que agredió a un automovilista, dijo que las autoridades de la Ciudad de México lo han perseguido injustificadamente durante la investigación por la muerte de su empleado Sergio González Ibarra, cuyo cuerpo fue encontrado en un hotel del Estado de México.

En un video, el empresario dijo que él y su familia han sido víctimas del “abuso y persecución injustificada de autoridades de esta ciudad, que han llevado a cabo diligencias abusivas, atropellando mis derechos, así como han determinado averiguaciones previas en mi contra a pesar de no contar con elementos de prueba suficientes que me vinculen con delito alguno”, publica el diario Milenio.

Dijo que con estas acciones, las autoridades de la Ciudad de México violaron “el debido proceso legal al que tengo derecho, así como el principio de presunción de inocencia, derecho que tenemos todos”.

Por lo anterior, Alberto Sentíes pidió al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, “que garantice un proceso justo como debemos tenerlo todos los habitantes de la Ciudad de México”.

Información en Milenio.