MORELIA, Mich., 5 de marzo de 2015.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) revisó 148 mil toneladas de materiales, sustancias y residuos peligrosos, como resultado del Primer Operativo Nacional en el presente año, realizado los días 26 y 27 de febrero, lo cual permitió detectar el traslado inadecuado o irregular de 95 toneladas de residuos peligrosos.

Según un comunicado de prensa, asimismo, se identificaron 11 vehículos con irregularidades, de los cuales sólo dos fueron asegurados precautoriamente con un cargamento de alrededor de 2 toneladas, principalmente de sólidos impregnados con aceites gastados. En todos los casos se levantaron las actas correspondientes para iniciar el procedimiento administrativo.

El operativo fue conducido por la Subprocuraduría de Inspección Industrial de la PROFEPA y permitió vigilar las actividades económicas, asociadas a la generación, transporte, manejo y disposición de residuos peligrosos en los principales puntos carreteros en el país, tras la revisión de 4,217 unidades de transporte y contenedores de carga.

La acción realizada en 55 puntos carreteros y 18 aduanas fronterizas, marítimas y aeroportuarias en todo el país, contó con la participación de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), Secretaría de Marina (SEMAR); Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y Aduanas.

En los puntos de inspección donde se realizaron las verificaciones de transporte y cargamentos se verificaron 3,372 vehículos y el resto, en 7 aduanas fronterizas, 8 en marítimas y 3 aeroportuarias.

Con la realización de estos operativos nacionales, el Gobierno Federal, además de hacer cumplir la legislación nacional vigente, cumple con los acuerdos suscritos con la comunidad internacional como es el Convenio de Basilea sobre el control del movimiento transfronterizo de desechos peligrosos y el Acuerdo de la Paz firmado con los Estados Unidos.

Ante ello, la PROFEPA asegura la trazabilidad de estos residuos desde el generador hasta su destino final, disminuye el riesgo potencial al ambiente y asegura su manejo ambientalmente adecuado en todo el territorio nacional.