MORELIA, Mich., 26 de junio de 2011.- No estuvo presente el poeta Javier Sicilia pero eso poco importó a los cerca de tres mil comuneros de Cherán que se dieron cita la tarde de este domingo para recibir a la Caravana Por la Paz procedente de la Ciudad de México.Con un recibimiento sobre acogedor, los cheranenses se volcaron como nobles anfitriones para brindar lo que sería considerado como un manjar para cualquier visitante: un banquete que incluía 37 platillos diferentes de la comida purépecha, entre arantepakuas, tortillas hechas a mano, corundas rellenas de rajas, y un sinfín de alimentos ofrecidos a los caravaneros, quienes a su vez arribaron con víveres y medicamentos, pero también con penas, muchas penas por compartir.El dolor comunitario se hizo uno. No solo la defensa de los bosques era el único tema. En el mitin, donde visitantes y comuneros se encontraban, se veían de frente para reconocer un mismo dolor, y por ende se hermanaban.Ahí estaba la señora Araceli Rodríguez, madre de Luis Ángel León Rodríguez de edad 24 años, policía federal, sargento primero, desaparecido desde el 16 de noviembre del 2009 mientras viajaba a Áporo a dónde fue asignado.“La policía no me dice nada de mi hijo. Hacen caso omiso de nuestro sufrimiento. No hay respuestas, no hay avances, no hay nada, como si él no hubiera existido. Hoy vengo a esta tierra a compartir mi dolor de madre, ¡a pedir que me entreguen a mi hijo vivo!”, clamo la señora Rodríguez ante la multitud.Rosana Hernández de Ciudad Juárez exclamaba: “vengo de una tierra muy dolida, donde la impunidad es una constante en todos los que hemos padecido algún dolor relacionado con la criminalidad. Yo he perdido a seis familiares, seis seres queridos asesinados, y lo único que pedimos es justicia”.Y así, el dolor propio de Cherán encontraba hermanos de pena. “Llevamos 18 víctimas en tres años por la defensa de los bosques sin que las autoridades hagan algo. Nos han abandonado, nos han dejado solos. A mi esposo lo mataron por defender el bosque, enfrente de mi hace un año y medio. Yo vi a los asesinos, sólo han agarrado a uno y que quieren soltarlo que por falta de testigos. ¡No es justo!”, lamentaba Margarita Ambrosio al hablar de la muerte de su esposo Domingo Chávez.Así, la fundición de los dolores se gestó en una propuesta al final de la jornada: Cherán será la sede del primer encuentro nacional de comunidades en autodefensa, y que pretende reunir a representantes de poblados y organizaciones como el caracol zapatista de Oventik en Chiapas, los macheteros de San Salvador Atenco; el Sindicato Mexicano d e Electricistas (SME) y la Coordinador Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). El evento aún no tiene fecha agendada, sin embargo ayer mismos e iniciaron los trabajos de coordinación para su celebración en fechas próximas.“Llevamos 72 días de lucha nomas escuchando promesas, y las mentiras del gobierno de Leonel Godoy y de su secretario Fidel Calderón que dicen que estamos en vías de una solución. Eso no es cierto. Seguimos esperando a que hagan lo que les corresponde. Por eso su visita es tan importante para nosotros, porque sabemos que ya no estamos solos”, pronunció el comunero José a nombre de Cherán.