MORELIA, Mich., 11 de febrero de 2016.- La renovación de la Estación de Lectura y  de la Memoria, que incluirá pantallas táctiles con acceso a acervos digitalizados sobre la historia y la cultura de Apatzingán, Michoacán; el equipamiento de la Estación de Cultura Digital, donde se impartirán talleres creativos para aprovechar las nuevas tecnologías, un auditorio de usos múltiples y un foro al aire libre, son algunos de los aspectos que contempla la segunda etapa de rehabilitación del Centro Cultural del Fondo de Cultura Económica en este municipio de Tierra Caliente.

Según un comunicado de prensa,  un año de que se inauguró la primera parte de este proyecto, el cual se creó para contribuir a la reconstrucción del tejido social de la zona, victimizada por la violencia criminal, la segunda etapa del Centro Cultural incluirá, además, una Estación de Ludoteca, la Estación de Lectura para la Primera Infancia, la Estación de Talleres de Artes Plásticas, un espacio para talleres de música y danza, así como la rehabilitación integral de las áreas verdes y espacios públicos que rodean este recinto.

Con una inversión cercana a los 20 millones de pesos, otorgados por el gobierno federal a través del Fondo de Cultura Económica para todo el proyecto, el Centro Cultural del Fondo en Apatzingán forma parte del Plan Michoacán que empezó a operar formalmente en febrero de 2015, con la participación activa de la población, así como de gestores y promotores culturales que desde meses antes de su apertura se sumaron al trabajo del Fondo para desarrollar un nuevo modelo de gestión cultural, constituido por tres ejes: cultura de paz, participación ciudadana y coordinación estrecha de los tres órdenes de gobierno.

Una vieja estación de ferrocarril alojaba la Casa de la Cultura de Apatzingán, y es el espacio que fue rehabilitado para promover una cultura de paz mediante una serie de actividades orientadas a preservar la memoria colectiva, fortalecer las identidades grupales y ciudadanas y a reconstruir y fortalecer el tejido social.

La nueva etapa contempla también la renovación del acervo de las colecciones del Fondo para todo público y un impulso al programa cultural a través de nuevos talleres, que se sumarán a los que actualmente se desarrollan en el Centro.