XALAPA, Ver., 2 de enero de 2016.- El pasado 31 de diciembre de 2015 se dio por terminada la transición de Televisión Digital Terrestre (TDT) en México, lo que supone que todos los hogares mexicanos deben de tener un televisor digital o un decodificador para poder seguir gozando del contenido televisivo que, a partir de esa fecha, se transmite a través de señal digital.

Así lo determinó el Gobierno Federal y fue avalado por el Congreso de la Unión con el argumento de transitar de la televisión analógica hacia la digital como parte de la evolución de las tecnologías, lo que permite tener una transmisión, tanto de imagen como de audio, con una calidad superior a la que se tenía anteriormente.

La nota completa en: www.quadratinveracruz.com.mx