CIUDAD JUÁREZ, Chih., 18 de febrero de 2016 El papa Francisco agradeció a “la gran familia mexicana” por haberlo acogido con cariño, fiesta y esperanza durante la visita de seis días a México, y que concluyó la noche del miércoles.

De acuerdo al diario El Universal, en un breve mensaje al término de la misa que encabezó en el sitio llamado El Chamizal, junto a la línea fronteriza entre México y Estados Unidos, el Pontífice pidió cuidar a los niños. “Amémoslos. Esos chicos son profetas del mañana, son signo de un nuevo amanecer”.

Recordó cómo muchas mujeres levantaban a sus hijos a su paso por los caminos que recorrió en la Ciudad de México, Ecatepec, Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de las Casas, Morelia y Ciudad Juárez, de donde salió de regreso a Roma, después de ser despedido por el presidente Enrique Peña Nieto.

Más información en El Universal.