MORELIA, Mich., 9 de enero de 2020.- Con la entrada en funciones del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), 201 trabajadores, entre médicos y paramédicos del Seguro Popular en Michoacán, tendrán que ser liquidados.

Sin embargo, tendrán la opción de volver a ser recontratados y de aceptar, serían ubicados en los centros de salud ya que uno de los objetivos es fortalecer estas áreas, informó la secretaria de Salud, Diana Carpio Ríos.

“Estamos terminando el análisis de su perfil y de si ellos aceptan o no el trabajo que se les pueda ofrecer. En el caso de que fuera personal médico o paramédico, el REPSS (Régimen Estatal de Protección Social en Salud) tenía 345 trabajadores y el 50 por ciento era personal basificado, esos 144 ya se reubicaron a unidades en los servicios de salud y están laborando con sus oficios de adscripción”, explicó.

La misma situación será para el personal administrativo, aunque de ellos, se necesitarán 36 trabajadores para cerrar el Seguro Popular y liquidar a los médicos y paramédicos que no aceptaron continuar en otras áreas.

“Algo que nos pidió la federación es tener un equipo de liquidación para cada régimen, porque si bien, el primero de enero (de 2020) se acabó el Seguro Popular, tenemos que hacer una entrega recepción de todos los bienes muebles que hay en el antiguo REPSS, y también de la entrega de la información para la Auditoría Superior de la Federación que llegará en febrero, y para hacer un libro blanco y cerrar completamente la unidad administrativa”, agregó.

Carpio Ríos informó que 2 mil 600 trabajadores que se encontraban como eventuales, honorarios y de contrato, serán basificados de manera gradual durante el sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“No tenemos el lineamiento aún de cuándo empezará la basificación, lo primero que nos han pedido es tener una reingeniería de los servicios y para eso digitalizamos la nómina que presenta un 90 por ciento de avance. Nos falta un grupo de trabajadores”, agregó.

Una vez concluido el proceso de digitalización, la Secretaría de Salud en Michoacán evaluará qué centros de salud están sobrepoblados de personal médico para ofertarles otra adscripción, así como de las necesidades para cuando se presente la oportunidad de contratar a más personal.

“Tenemos una gran necesidad: 300 médicos para primer nivel, cerca de 430 especialistas y 900 enfermeras. (La contratación) va a depender de la capacidad financiera federal, se habla de que van a utilizar 40 mil millones de pesos para fortalecer los servicios de salud en el país. Ellos nos harán la suficiencia presupuestal para poder contratar a nuevas personas”, señaló.

En la entidad, el número de población beneficiada con el Insabi pasará de 2.3 millones de michoacanos a 3.1 que no cuentan con seguridad social, sin embargo, a pesar de ello el presupuesto anual no crecerá.

Y es que la reforma a la Ley General de Salud prevé que los estados continuarán recibiendo la misma cantidad que con el Seguro Popular, que para el caso de Michoacán se trata de 2 mil 700 millones de pesos.