MORELIA, Mich., 27 de febrero de 2020.- La Secretaría de Salud (Ssa) alertó sobre el uso de productos cosméticos mediante procedimientos de mesaterapia, ya que pueden causar infección cutánea. 

La dependencia federal emitió un aviso epidemiológico en donde reportó que hasta febrero de este año se habían confirmado 42 casos de infección cutánea y tejidos blandos asociados a productos cosméticos para uso en mesoterapia lipolítica, en nueve estados del país, entre ellos Michoacán.

El 30 de octubre de 2019, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ya había emitido una alerta sanitaria en donde advertía sobre el uso de estos productos de tipo cosméticos, ya que no ha autorizado ninguno de ellos.

“Significa que la calidad, seguridad y eficacia de dichos productos no han sido evaluada ni aprobada por esta Autoridad Sanitaria”, advirtió.

Los 42 casos reportados se detectaron en los estados de Colima, Michoacán, Ciudad de México, Guanajuato, Hidalgo, Estado de México, Morelos, Querétaro y San Luis Potosí.

La autoridad federal de salud detalló que, hasta el momento, solo se han recabado 15 biopsias, aislándose solo en una de ellas la bacteria Mycobacterium abscessus, y que el resto sigue en proceso para emitir un resultado. 

“Se ha documentado que las y los pacientes bajo seguimiento, no han tenido una adecuada respuesta al tratamiento empírico, basado en antibioticoterapia”, informó. 

El 14 de octubre de 2019, infectólogos y dermatólogos de práctica privada en Ciudad de México dieron a conocer casos con lesiones nodulares cutáneas, abscesos y reacciones granulomatosas, asociadas al uso de productos de mesoterapia.

“El 66 por ciento de los casos hasta el momento conocidos, refieren haber utilizado ámpulas con el siguiente contenido: cafeína, L-carnitina, mucoplisacaridasa, silicio, benzoato de sodio, gingko biloba, alcachofa, entre otros, mismas que se les aplicó o se autoaplicaron a través de inyecciones subcutáneas en la zona que deseaban reducir”, contextualizó la Ssa.

En 2016 y 2017, la dependencia federal ya había alertado sobre un crecimiento en la prestación de servicios de cirugía estética a través de establecimientos o locales privados, sin que contaran con los avisos, ni las autorizaciones sanitarias conducentes.