Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
reforestacion-cerro
Foto: Archivo

Han reforestado indígenas mazahuas 355.81 en Zitácuaro

Fátima Alfaro/Quadratín
 
| 22 de septiembre de 2016 | 21:35
 A-
 A+

MORELIA, Mich., 22 de septiembre de 2016.- Un total de 355.81 hectáreas han sido reforestadas por indígenas mazahuas en el ejido Crescencio Morales, perteneciente al municipio de Zitácuaro, durante este año, dio a conocer Óscar Mondragón Sánchez, representante del ejido.

De acuerdo a un comunicado de prensa, Mondragón Sánchez señaló que este año, mediante el proyecto de compensación ambiental por cambio de uso de suelo y restauración focalizada, se han sembrado cerca de medio millón de plantas de Pinus pseudostrobus, Pinus hartwegii y Abies religiosa, producidas en viveros de Senguio y Salvador Escalante.

Mediante la construcción de zanjas, terrazas, cercados, brechas cortafuegos, acomodo de material y fertilización, se pretende alcanzar una tasa de supervivencia de las plántulas superior al 80 por ciento.

La recuperación y preservación de esta zona es fundamental para la conservación del hábitat en el que hiberna la mariposa monarca, ya que forma parte de la reserva de la biosfera que alberga al lepidóptero durante la temporada invernal.

El representante del ejido Crescencio Morales explicó que además de mejorar la cobertura forestal, la plantación de ejemplares contribuye a reducir la erosión del suelo, favorecer la recarga de los mantos acuíferos y elevar la captura de carbono, además de que es parte importante para la regulación del clima y la mitigación del calentamiento global.

Óscar Mondragón, tras destacar que el ejido ha dispuesto del apoyo de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) en Michoacán, expuso que estos trabajos permiten emplear a una media de 100 personas, principalmente pertenecientes a la etnia mazahua y radicados en comunidades de alta marginación, que en ocasiones no cuentan con otra fuente de empleo.