MORELIA, Mich., 20 de julio de 2019.- Para garantizar el derecho a la alimentación de todos los michoacanos, principalmente en las comunidades con alto índice de marginación es necesario evitar el desperdicio de alimentos, desde su producción hasta su consumo final, y para ello el diputado del Partido Verde Ecologista de México, Ernesto Núñez, propuso una iniciativa de Ley de Recuperación y Aprovechamiento de Alimentos.

Con esa norma se establecerían los mecanismos de coordinación para que autoridades estatales y municipales desarrollen y amplíen la estructura institucional y física para la operación de Bancos de Alimentos en todos los Municipios del Estado, así como los lineamientos para evitar el desperdicio de alimentos permitiendo la donación de productos perecederos a los bancos de alimentos.

Prevé la colaboración entre los tres niveles de gobierno y establecimientos como las centrales de abasto, mercados, tiendas de autoservicio, hoteles, restaurantes e industria de la transformación, para que sea posible el traslado y distribución de alimentos que no sean considerados para su comercialización y que los artículos que se encuentren en condiciones para su consumo puedan llegar a Bancos de Alimentos o a las organizaciones civiles o comunitarias que éstos les indiquen, a través de un Comité que para tal efecto se conforme.

Regular el tratamiento comercial en las tiendas de autoservicio de los alimentos perecederos, enlatados y envasados a efecto de recuperar alimentos que son susceptibles de ser consumidos y aprovechados, aunque no cumplan con requisitos comerciales. 

En su exposición de motivos el legislador refirió un estudio, presentado en diciembre de 2017, el cual reveló que de 79 alimentos representativos en la canasta alimentaria de México se calcula un desperdicio de 20.4 millones de toneladas cada año, que implica grandes impactos ambientales por excesivo uso de agua y generación de bióxido de carbono.

De acuerdo con el estudio, si los alimentos perdidos y desperdiciados fueran recuperados sería posible atender la deficiencia alimentaria de más de 7.4 millones de mexicanos, indicó Núñez.