Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Cecilia Sierra/Quadratín

¡Sí se pudo!, clamaron vecinos de Nahuatzen tras liberación de alcaldía

Cecilia Sierra/Quadratín
 
| 08 de noviembre de 2018 | 23:00
 A-
 A+

MORELIA, Mich., 8 de noviembre de 2018. – Un cohetón al aire, aplausos y el clásico ¡Sí se pudo!  Fue la señal de los vecinos, a favor del sistema de partidos, de haber ganado esta batalla al Consejo Ciudadano Indígena: el desalojo de las instalaciones del ayuntamiento.

 

Después, algunos gritos, otro cohetón y otro… en seguida los asistentes a la asamblea comenzaron a dispersarse por la plaza, el reloj parroquial marcaba las 18 horas y la melodía de una viña dorada por el sol sonaba en la bocina del campanario.

 

Por parte de los miembros del Consejo, atrincherados en el ayuntamiento, la celebración no fue distinta. Cargaron su virgen de Guadalupe, vitorearon al padre Francisco y con aplausos dejaron finalmente el Palacio Municipal, sitio donde por tres años despacharon. Pero no es el fin del Consejo, existen recursos legales que aún los respaldan.

 

¡Váyanse ratas! Le gritaba la multitud a los últimos miembros del Consejo que se rezagaron del grupo al salir del ayuntamiento.

 

Enseguida, cerca de 400 policías antimotines, de la Unidad de Restablecimiento del Orden Público (UROP), se instalaron frente al Palacio Municipal en medio de aplausos, cómo casi nunca se ve.

 

 

Las mujeres no tardaron en ofrecerles leña para alimentar las fogatas ¡Aquí hace frío, van amanecer paletas! comentó una mujer de la tercera edad en broma al que fuera una vez director de Seguridad Pública Estatal, Venancio Colín.

 

Este jueves Nahuatzen está resguardado por más de mil elementos. La intención es garantizar que no habrá más agresiones, al menos hasta el amanecer que se haga la entrega de ayuntamiento con notario público y se reinstale la mesa de diálogo, para determinar a qué edificio van a mandar al Consejo para que continúe ejerciendo el presupuesto designado.

 

La postura de los representantes de la asamblea general es firme ¡No quieren más Consejo! Se dicen hartos de “tantas atrocidades” y reiteraron “¡No venimos del ayuntamiento! Lo que queremos es que el Palacio ya no se use para cosas malas”, comentaron Javier García Rodríguez y Luis Manuel Alvarado, voceros de la asamblea.

 

También aseguraron que “el pueblo ya no quiere Consejo. Se hizo la consulta y ganaron los partidos… Además, su sistema, el que rige al Consejo, dice que se tiene que elegir cada año. Pero ya llevan tres, están ya amañados” manifestó Javier García Rodríguez.

 

 

Efraín Avilés, representante del Consejo Ciudadano Indígena, acusa a que el alcalde David Otlica Avilés está detrás de las acciones de la asamblea del pueblo. Considera el vocero que Otlica Avilés es un oportunista.

 

“La gente se ha dejado engañar por las supuestas autoridades municipales, David Otlica Avilés, quien género esta confusión cuando vio que se abrieron las dos consultas. La primera correspondiente a la entrega del presupuesto, en mayo, y la otra el 28 de agosto, la consulta”, explicó.

 

Además, tal como lo hicieron el día de la consulta, aseguró que es invalida la consulta porque se hizo en un periodo de fiestas patronales. Y, reiteró Efraín Avilés, que “está en tribunales la declaratoria valides de la consulta, pero esto en ningún momento quita la autoridad al Consejo”.

 

Adelantó el vocero, y miembro del Consejo, que se van a interponer un recurso ante la autoridad judicial competente para que se decida quien hace uso de las instalaciones del ayuntamiento.

 

No obstante, hay que referir que ya sea que apoyen o no al alcalde David Otlica Avilés, este paso del pueblo lo beneficia, porque apuntala su hipótesis de rechazo general hacia el Consejo por parte de los ciudadanos.