MORELIA, Mich., 24 de marzo de 2019.- La Secretaría de Salud en Michoacán (SSM) detectó el año pasado 273 casos de tuberculosis, lo que representa un incremento del 11 por ciento, con relación a los 245 enfermos que hubo durante 2017.

Víctor Manuel Ortega Baeza, jefe del departamento de Epidemiología y Medicina Preventiva, informó que en lo que va del presente año, se han registrado en la entidad 28 nuevos casos, los cuales se encuentran en tratamiento gratuito.

¿Qué es la tuberculosis?

El especialista explicó que la tuberculosis es una enfermedad causada por el bacilo Mycobacterium tuberculosis, y que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada tres personas en el mundo ha tenido contacto con este microorganismo.

“La característica de este bacilo es que puede quedar estático por muchos años en nuestro cuerpo, encajonado por nuestro sistema inmune, y en el momento en el que se debilita nuestro cuerpo, puede aparecer la enfermedad”, alertó el médico.

Transmisión

El 90 por ciento de los casos son adquiridos de forma respiratoria, es decir, que la enfermedad se transmite a través del contacto con gotas de saliva, y el 10 por ciento restante se adquiere por razones extrapulmonares.

Es decir, mediante otros órganos como el riñón, el intestino, a nivel cerebral, los ganglios linfáticos, o de manera generalizada, aunque precisó que todas las infecciones inician de forma pulmonar.

Si bien, la vacuna BCG ayuda a prevenir esta enfermedad, especialmente en menores de cinco años, también sirve para evitar las complicaciones más importantes a nivel cerebral, meníngeo y biliar, detalló el médico.

Síntomas, detección y tratamiento

La mayoría de los casos de tuberculosis respiratoria inicia con un cuadro de pérdida de peso, fiebre nocturna y tos con flema por más de dos semanas, aunque puede llegar a presentarse tos con expulsión de flemas con sangre.

Para detectar esta enfermedad respiratoria, es necesario practicar una baciloscopía, que consiste en realizar tres tomas de flema matutina para observar si existe o no presencia de la bacteria que causa la tuberculosis.

En caso de ser diagnosticado de manera oportuna, el paciente con tuberculosis iniciará un tratamiento de seis meses estrictamente supervisado por personal de salud, y de seguirlo al pie de la letra, las probabilidades de cura son de más del 98 por ciento.

No obstante, la bacteria puede llegar a crear resistencia y el tratamiento podría prolongarse hasta los ocho meses, tras haberse confirmado a través de otro estudio médico especial.

Causas y factores de riesgo

Anteriormente, a la tuberculosis se le consideraba como la enfermedad de los pobres, ya que la desnutrición era una de las causas por las que se presentaba, debido a que, con un sistema inmunológico debilitado, el bacilo empezaba a reproducirse a nivel pulmonar.

Sin embargo, actualmente existen factores de riesgo que pueden favorecer esta patología, como el hecho de vivir con VIH o diabetes descompensada, así como el alcoholismo, o tener mayor de 60 años,

“La Organización Mundial de la Salud ha puesto como un rubro muy importante la lucha contra la tuberculosis porque gracias a otras enfermedades, como es el VIH (Virus de Inmunodeficiencia Adquirida), han provocado que resurja la enfermedad”, expuso.

A propósito del Día Mundial de la Tuberculosis, que se conmemora cada 24 de marzo, el jefe del departamento de Epidemiología y Medicina Preventiva, Víctor Manuel Ortega Baeza, hizo un llamado a la población para que se realice una detección oportuna en las centros de salud.