MORELIA, Mich., 7 de abril de 2020.- Un 69.70 por ciento se incrementó la cifra de llamadas de auxilio por casos de violencia intrafamiliar captadas por la Policía de Morelia entre la segunda y la primera quincena de marzo, comportamiento asociado a la contingencia sanitaria por el coronavirus (Covid 19), refirió Maribel Julisa Suárez Bucio, comisionada de Seguridad municipal.

Explicó que entre el 16 y el 31 de marzo, la corporación recibió 56 pedidos de ayuda por parte de víctimas de violencia intrafamiliar, lo que muestra un repunte del 69.70 por ciento respecto de la cantidad de llamados generados por esta causal entre el 1 y el 15 del mismo mes, un total de 33.

“Sí hemos tenido un incremento durante la segunda mitad de marzo, cuando se dio la contingencia sanitaria y se impulsaron el resguardo en los hogares y el aislamiento social, y, aunque cualquier tendencia al alza es alarmante, se mantiene dentro de la expectativa que teníamos”, indicó Marivel Julisa Suárez.

Y es que el confinamiento obligado que han experimentado familias en Morelia, en ocasiones, en condiciones de hacinamiento y con incertidumbre respecto de la continuidad laboral y la obtención de ingresos, ha ocasionado una mayor comisión de agresiones en el seno familiar.

La comisionada de Seguridad municipal señaló que, en coordinación con la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), se atienden los llamados de auxilio, además de efectuar recorridos en los domicilios identificados como reincidentes, para buscar mejorar la respuesta en caso de una emergencia.

A lo largo de marzo de este año, la Policía Municipal sumó 151 llamadas de ayuda por casos de presunta violencia intrafamiliar, de los cuales se logró corroborar como reales 88.

Agresión  psicológica, amenazas y gritos, formas más recurrentes de violencia intrafamiliar en tiempos de Covid 19

Suárez Bucio destacó que el grueso de los casos de agresión en los hogares donde ha intervenido el municipio consta de amenazas, gritos y violencia psicológica.

Precisó que las situaciones estresantes que actualmente viven algunas familias por el confinamiento agravan problemas del manejo de la ira, y desatan estas conductas, que pueden escalar a empujones, lesiones físicas y golpes.

En total, en el período de la contingencia sanitaria en Morelia los agentes de seguridad pública han conocido de 11 casos de víctimas de violencia física intrafamiliar, los que, “afortunadamente, no ponen en riesgo la vida de las víctimas”.

Agregó que los afectados obtuvieron asesoría y acompañamiento para, en caso de así desearlo, interponer la denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE), mediante su plataforma digital.

Si bien declinó especificar las colonias con mayor cantidad de reportes generados, Marivel Julisa Suárez manifestó que “están dispersos, pero un poco más cargados en el área norte de la ciudad y en la salida a Quiroga, que son los puntos donde tenemos una mayor densidad de población”.

Hombres víctimas, 10 por ciento de casos de violencia intrafamiliar

Son los hombres los principales agresores en los hogares, en tanto que mujeres y niños son los afectados recurrentes.

No obstante, durante la contingencia sanitaria el 10 por ciento de los casos han sido reportados por hombres que denunciaron ser víctimas de violencia por parte de sus parejas mujeres.

Maltrato, rasguños, jaloneos y amenazas se cuentan entre las conductas reportadas por hombres que han experimentado violencia intrafamiliar durante la contingencia sanitaria en Morelia.

Indicó que para buscar reducir este flagelo, se han habilitado en Morelia líneas telefónicas de apoyo psicológico que están disponibles las 24 horas, para la población que enfrenta estrés, violencia, depresión, ansiedad o algún otro problema emocional derivado del aislamiento, la incertidumbre ante la pandemia de Covid 19 y el resguardo en los hogares.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido la tendencia al incremento en los casos de violencia machista contra niñas y mujeres que ha acompañado a la pandemia de Covid 19, por lo que ha alertado de la urgencia de implementar medidas para proteger a las víctimas reales y potenciales de las agresiones en el hogar y los espacios privados, donde por el confinamiento para tratar de frenar la expansión de la infección permanecen las mujeres y niñas por más tiempo.